ACTUALIZADO A LAS
18:29

Con mis hijos, ¡métete!

Ecuador ·
O
10 nov 2018 / 00:01 H.

    Lo lógico es que los padres sean los educadores sexuales, pero veamos en los hechos los resultados de esas ‘clases educativas’: Ecuador está entre los 5 primeros países de la región con más embarazos de adolescentes, casi la mitad de las mujeres ecuatorianas tuvieron su primer hijo antes de los 19 años, más de la mitad de los acosos sexuales ocurren en los colegios, el inicio de la vida sexual es ahora a los 12 o 13 años de edad y somos el primer país con más suicidios de adolescentes GLBT por prejuicios sexuales. Es decir, los profesores-padres se quedaron de año. Y como el Estado paga ‘los platos rotos’ con la deserción escolar y las adolescentes embarazadas, proliferación de las enfermedades venéreas, la pobreza, la sobrepoblación, etc., es necesaria la planificación familiar, los métodos anticonceptivos. Falta educación sexual científica, sin misterios ni mojigaterías. Ser padres no garantiza ser buenos educadores en sexualidad, además porque ellos fueron ‘educados’ por padres y abuelos con base en prejuicios, tabúes y hasta con ‘guías’ con referentes de la sexualidad bíblica y muchos de ellos sin vida sexual ni familia propia. Urge la corresponsabilidad de padres-Estado, porque no dar educación sexual integral con valores es una forma de educar para el sometimiento. Si no, los adolescentes harán lo que el Internet, los pedófilos y la pornografía propongan. Lo contrario es enfrentar sin traumas el sexo y la sexualidad de acuerdo con la sociedad sexualizada.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    LEE TAMBIÉN