ACTUALIZADO A LAS
00:37
vacio
-- / --

La tierra de los santos

Ecuador ·
O
17 mar 2019 / 00:01 H.

    “En este país, todos son santos”, dijo irónicamente un excontralor del Estado, hoy prófugo de la justicia, para justificar el hecho de que muy pocos de los implicados en casos de corrupción estén en la cárcel. Esta frase tiene significado, si se toma en cuenta el número de exfuncionarios del régimen anterior que escaparon alegando su inocencia antes de que se les iniciara procesos legales por diversos delitos. Todos siguen un curioso patrón: dejan sus cargos, desaparecen del ojo público por un buen rato y después resurgen desde algún lugar del mundo -en forma de vídeo de YouTube- calificándose de perseguidos políticos y jurando que jamás han cometido delito alguno. Además, acusan de todo al que se les cruza y da ternura escuchar lo pródigos y eficientes que han sido en su sacrificado servicio a la patria. Pero las cosas no deben ser tan sencillas como dicen, ya que, de lo contrario, no habría razón para poner en riesgo una reputación -bien o mal ganada- en la función pública. Cuando alguien es inocente, no necesita de mayores artilugios para demostrarlo, ya que los verdaderamente acosados por el poder tienen una imagen ponderada ante la opinión pública. Por eso es difícil de creer que sean tan impolutos. Algo los debe tener tan asustados como para esconderse en otras naciones sin tener la más mínima intención de dar la cara por sus actos. Lo gracioso es que tras cámaras son tan valientes que amenazan con vengarse de cualquiera que ponga en duda su buen nombre. ¡Así no vale!

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    LEE TAMBIÉN