ACTUALIZADO A LAS
01:01

El cambio de mando

Ecuador ·
O
12 ago 2018 / 00:01 H.

    Luego de los 8 años del gobierno de Juan Manuel Santos en Colombia, retornó al poder el Centro Democrático que lidera el expresidente Álvaro Uribe. Ese partido ratificó su postura mayoritaria y deberá enfrentar serios problemas que van desde la consideración crítica al proceso de paz llevado adelante por Santos, quien curiosamente fue antes el ministro de Defensa de Uribe, pero después se transformó en su adversario.

    La paz colombiana ha sido un proceso engañoso, pues subsiste un cuerpo armado en Colombia, que no aceptó los términos de la paz y vuelve a las mismas graves circunstancias en las que se desenvolvieron las FARC, que enfrentan también serios problemas internos.

    Iván Duque, el nuevo gobernante colombiano, si bien se da por descontado que no echará al cesto el proceso liderado por Santos, sí hará observaciones que ya fueron expresadas por Uribe y su partido.

    El gran escollo para una paz permanente en Colombia es el narcotráfico y la producción de coca en más de 250 mil hectáreas que hasta ahora nadie se ha atrevido a eliminar y que sigue siendo una gran fuente de producción de la droga que se consume en el mundo entero.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    LEE TAMBIÉN
    LEE TAMBIÉN