ACTUALIZADO A LAS
01:00
vacio
-- / --

La política debe ser el arte de gobernar

O
16 may 2019 / 00:01 H.

    Todo acto positivo lleva el sello de la política. Todo lo bueno es político, y todo lo malo es politiquería. La política es una manera de actuar buscando resolver o minimizar el choque entre los intereses encontrados dentro de una misma comunidad.

    El término ganó difusión en el Siglo V (a.C.), cuando Aristóteles desarrolló su obra titulada justamente “Política”, y señaló -entre otras cosas- que el hombre es un animal político. Y si no es político, es solo un animal...

    Hay definiciones interesantes que definen la real trascendencia de la política. Una dice así: “Un buen político es aquel que, tras haber sido comprado, sigue siendo comprable...” (Winston Churchill).

    Otra: “En política, lo importante no es tener la razón, sino que se la den a uno”. (Konrad Adenauer).

    “El mago hizo un gesto, y desapareció el hambre. Hizo otro gesto, y desapareció la injusticia. Hizo otro gesto y se acabó la guerra. El político hizo un gesto y desapareció el mago”. (Woody Allen).

    “No desgasta el poder. Lo que desgasta es no tenerlo. (Giulio Andreotti).

    “Los que hacen imposible la revolución pacífica harán inevitable la revolución violenta”. (John F. Kennedy).

    No existen personas apolíticas, porque cada acción produce una reacción. Por eso, Bertolt Brecht indicó que “el peor de los analfabetos es el analfabeto político”.

    Una práctica política es que en las elecciones aproveches para castigar con tu voto a los politiqueros que te han engañado o que te han querido engañar. Ojalá pienses así al momento de votar en las próximas citas electorales...

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    LEE TAMBIÉN
    LEE TAMBIÉN