Exclusivo
Actualidad

Se defiende el presunto violador de perros

Segundo L. es indagado por la Fiscalía de Tungurahua por un presunto caso de zoofilia.

Imagen se
Segundo es investigado por presunta violación a una de sus perras.Extra

“Me dicen que yo he violado a mis animales que me lo demuestren. No soy ignorante para violar a mis perros. Estos hombres vienen a mi casa, me insultan y me destrozan la casa”, dijo en tono molesto Segundo L., de 78 años. El hombre es indagado por la Fiscalía de Tungurahua por un presunto caso de zoofilia.

Por una llamada anónima Paulina Jiménez y Jonathan Álvarez de la Fundación Patitas Anónimas solicitaron ayuda de la Policía Nacional y acudieron al sector para verificar la veracidad de la información.

El viernes 24 de noviembre se hizo el operativo. Ingresaron a la vivienda y rescataron a cinco perritos (tres perras) y varios gatos. Dentro de la vivienda un olor desagradable se hacía presente.

La vivienda se ubica en la esquina de las calles Lavayen y Antonio José de Ante en el sur de Ambato. Los vecinos del sector catalogaron a este lugar como la “casa de la inmundicia”.

Segundo dice ser inocente y que nunca ha tocado a sus perros. Sin embargo, las pruebas afirman que uno de los canes fue violado.

La veterinaria Érica Montero hizo los análisis de los animales. “De las tres perras rescatadas, una de ellas presenta graves lesiones vulvares, al parecer por constantes violaciones. También se comprobó que en la piel del animal estaban rastros de las uñas de una persona”, explicó la profesional.

Sin embargo, el hombre insiste en su inocencia. “Mis perras estaban con llagas que le contagió otro animal. Le traigo residuos de pescado para que coman. Me busco la forma de sobrevivir”, alegó.

El médico veterinario, Edison Tituaña, explicó que los animales también requieren de tratamiento psicológico porque ese maltrato les genera traumas.

La sanción es con trabajo comunitario

En el artículo 249 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) se establece que las personas que causen daño, lesiones o deterioro a la integridad física de la mascota la pena son de 50 a 100 horas de servicio comunitario”, informó el fiscal Lenin Mayorga.

Para el concejal ambateño Rigoberto Guamantaqui existe una ordenanza que fue impulsada por la exconcejala Araceli Calderón sobre control de animales pero es letra muerta. Desde el 2014 se volvió a retomar el análisis para que sea aprobada. “Mientras no exista una Unidad de Control Animal la ordenanza no será efectiva. En eso trabajamos para que se destine presupuesto”, agregó la autoridad.

La familia pide ayuda para la minga

Esther es la hermana menor y aseguró que junto a sus hijos y otros sobrinos conversarán para hacer la minga de limpieza de la vivienda.

“Estoy muy triste por todo lo sucedido. A mi hermano le hemos insistido por varias ocasiones para hacer la limpieza pero es muy necio, no quiere ni que nos acerquemos. Solo pedimos colaboración de las autoridades municipales para que ellos nos ayuden con un vehículo y quitar todos los desechos y a cortar esos árboles”, solicitó la mujer.

Segundo es el único varón entre tres hermanas. Quedó viudo hace cuatro años y según su hermana nunca tuvo hijos.