Exclusivo
Actualidad

Adiós a líderes espirituales

En sala comunal de San Francisco de Chunuhuachay se velaron restos de cinco fallecidos en accidente cuando regresaban de Latacunga

sepelio
La comunidad chimboracense lamentó el hecho ocurrido la tarde del miércoles 25 de noviembre.Patricia Oleas

Yésica Ilbay, de 25 años, no asimila cómo de un día para otro se quedó sin su compañero de vida y sin sus padres.

En un pestañeo perdió todo. Recién acaba de obtener su licenciatura en Salud y tenía planes, pero hoy debe afrontar sola la crianza de su niña, de año y medio, y de su hermano que cursa el bachillerato.

Sus padres, Ángel Ilbay y Fabiola Bucay; su esposo, Cristian Malca; su tío Manuel Bucay y su tía política Mercedes Aucancela son los fallecidos en el trágico accidente ocurrido en la provincia de Cotopaxi. El carro en el que retornaban a Riobamba, el miércoles 25 de noviembre de 2020, fue literalmente aplastado por un camión de madera que, al parecer, perdió los frenos.

La sala comunal de San Francisco de Cunuguachay, ubicada en la plaza central, resultó pequeña para todos los que se unieron para darle el último adiós a los cinco integrantes de la familia.

Los ataúdes permanecieron abiertos. Todos lloraban su partida. Luzmila Guzmán, madre Fabiola Bucay, cumplió la tradición de cantar llorando su vida en kichwa.

Manuel era reconocido por su generosidad en la pandemia. Él llevó un camión lleno de víveres para sus coterráneos, contó Rosa Yomaglla de Durán. “Era bueno, aconsejador, siempre nos visitaba, oramos juntos, igual nos recibía en su casa, por eso venimos enseguida a acompañar”, manifestó con pesar.

Ángel era profesor de una escuela en Guanando (Penipe).

De esta tragedia quedan cuatro huérfanos, todos cursando estudios o recién graduados sin empleo. “Es muy triste. Pedimos a toda la gente si pueden colaborar con un trabajito”, suplicó Luis Paca Ilbay, primo de los fallecidos.

Sepelio en cementerio de Calpi

William Paca, dirigente de la comunidad, reconoció a los dos jefes de hogar como líderes espirituales y políticos.

Del causante del accidente no se sabe nada. Los dirigentes confirmaron que tanto quien manejaba como el dueño del camión se encuentran desaparecidos. “No sé cómo un carro de trabajo puede estar laborando en esas condiciones. Se deben hacer controles. Basta un momento y miren la tragedia, cinco vidas de un solo golpe”, añadió.

El sepelio de la familia se realizó la tarde de hoy, en el cementerio de Calpi. (PO)