Exclusivo
Actualidad

Baleado y abandonado en finca cacaotera

Se presume que lo asesinaron para robarle la moto. Los tatuajes en el cuerpo permitieron identificar a la víctima

tatu
Los tatuajes en el cuerpo permitieron identificar a José Enrique Monserrate Zambrano.Miguel Laje

El reloj marcaba las diez de la mañana de hoy jueves 25 de junio y el cuerpo de José Enrique Monserrate Zambrano aún permanecía en la morgue de Milagro a espera de que le practiquen la autopsia.

La víctima, de 37 años, fue asesinada a balazos y abandonada en una finca cacaotera del cantón Simón Bolívar de la provincia del Guayas, presuntamente, como consecuencia de un asalto.

La alerta sobre la existencia de un cadáver en las tierras de Paulo Jiménez Mora se dio la mañana de ayer. El agricultor llegó a realizar tareas de cosecha en su finca, junto a sus hijos, y encontró el ‘bulto extraño’.  Al constatar que se trataba de un hombre sin vida y con signos de violencia, salió desde el recinto Bella Luz hasta la parroquia Mata de Cacao, en Los Ríos, para alertar a las autoridades policiales.

Desde entonces y como parte de las investigaciones, agentes de la Dinased trataron de identificar al occiso, pero hasta las cinco de la tarde de ayer no lograban encontrar a alguien que lo reconozca. Fue la difusión de unas fotografías de los tatuajes en el cuerpo del fallecido lo que permitió que los parientes se enteraran de su asesinato.

A decir del jefe de la Dinased Milagro, Cristian Espinoza, los familiares de la víctima llegaron hasta su despacho y tras confirmar que se trataba de José Monserrate Zambrano comentaron que desconocían qué le había sucedido y cómo terminó abandonado en esa finca.

El papá del occiso, Luis Monserrate, narró que la última vez que lo vio fue a las 17:00 del martes 23 de junio, en el recinto Las Cañitas, cuando se despidió para irse a su casa en Las Mercedes, a bordo de su inseparable moto color rojo.

Lo que se presume es que en el trayecto fue interceptado para robarle su vehículo y tras asesinarlo lo llevaron hasta la finca, situada en la vía a Mata de Cacao, para dejarlo abandonado.

RELACIONADAS

Aunque por ahora las investigaciones apuntan a una muerte por asalto, los agentes esperan el protocolo de la autopsia para determinar qué tipo de arma usaron y cuántos impactos recibió. Ademas, tratan de establecer quiénes serían los autores de este hecho, pues la víctima no registra antecedentes penales y según sus familiares tampoco tenía enemigos. (ML)

TE RECOMENDAMOS