Caso transexual asesinada: ¡Karla Valentina fue discreta hasta el final!

Exclusivo
Actualidad

Caso transexual asesinada: ¡Karla Valentina fue discreta hasta el final!

Vecinos de la trans femenina apuñalada el pasado 4 de enero describen a los motorizados que la visitaban. Amiga asegura que no se iba de farra.

Karla Valentina Espinoza Loor fue hallada sin vida la mañana de ayer.
Karla Valentina Espinoza Loor fue hallada sin vida la mañana de ayer.Cortesía

A Karla todavía la esperan sus clientas, compañeras e implementos de trabajo. Es como si ella se hubiera ido de vacaciones, dice una de las estilistas con las que compartía 10 horas diarias, de martes a sábado, en un salón de Los Ceibos, norte de Guayaquil. Parecería que en cualquier momento abre la puerta del local. Pero no, la esperanza de volver a verla se esfumó el viernes 4 de enero.

Karla Valentina Espinoza Loor (31 años) fue apuñalada dentro de su domicilio en la cooperativa Pancho Jácome, al noroeste.  

La trans femenina tenía pocos amigos, era reservada y mantenía distancia con desconocidos, lo que acortaba más su círculo social.

Karla Valentina Espinoza Loor fue hallada sin vida la mañana del martes en su domicilio.

Mujer Trans asesinada en Guayaquil: Sus padres la recuerdan alegre y soñadora

Leer más

Una amiga, quien prefiere no ser identificada, asegura que Karla no era farrera. Sus largas jornadas de trabajo, sobre todo en diciembre, no se lo permitían. “Ella iba del trabajo a su casa y de su casa al trabajo. Además, por esto del COVID se cuidaba mucho y solo salía cuando era necesario”.

Y durante los ocho años que laboró en el salón siempre, según su ‘pana’, resaltó por su carácter afable, delicada, alegre y respetuosa con los clientes.

Por eso también en su barrio sorprendió su asesinato, porque no dejaba ingresar a nadie a su casa.

Casa de Karla Valentina
En el sector de la Pancho Jácome, al noroeste de Guayaquil, vivía la víctimaAlex Lima

Visitas de ‘pepudos’ 

Nancy, su vecina, observó que un repartidor de comida llegó en una motocicleta a las 00:00 al domicilio de Karla. El hombre llevaba en sus manos un paquete. Luego escuchó que la misma moto se alejaba velozmente. 

Cuarenta y cinco minutos después llegó el esposo de Nancy. La pareja prendió su televisor y abrió la ventana por comodidad. Se durmieron, no escucharon nada

No obstante, vecinos, quienes la conocían desde el 2000, contaron a EXTRA que en los últimos meses ella habría recibido visitas de unos 6 o 7 hombres con similares características: piel clara, barbados, altos y musculosos. Indicaron que parecían ser extranjeros y se movilizaban en motos. Además, afirmaron que nunca la vieron irse de ‘chupa’ ni con estos individuos ni con nadie y que, sobre todo, presumen que les tenía confianza porque “ella no dejaba entrar a nadie a su casa así por así”.

El coronel Geovanny Argüello, jefe del distrito Florida, dijo que aquel día el cuerpo tenía orificios de arma blanca y que la puerta de la casa no fue violentada.

Para Dianne Rodríguez, presidenta de la Asociación Silueta X, que agrupa a la población LGBTIQ+, no se trató de un delito de odio, sino de un posible transfemicidio, porque, al parecer, Karla conocía al victimario.

7 transfemicidios se registraron en Ecuador en el 2021. El de Karla sería el primero del 2022.

Ni una llamada

Cristina Loor, su hermana mayor, se queja de que ninguna institución le ha dado detalles sobre la investigación. “Puse la denuncia en la Fiscalía, pero me dijeron que debía esperar porque el digitador tiene COVID y no se le ha podido dar trámite”. Hoy martes volverá para concluir el trámite. 

“En mi casa estuvieron 25 policías y a todos les he dado mi número de teléfono. No me han llamado ni para tomar declaraciones en la Fiscalía y creo que en la Dinased (Dirección de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas) está igual”, menciona enojada.

El fiscal encargado, César Matías, prefiere no adelantar detalles del caso, pero asegura que se tomará la versión de la denunciante.

Por su parte, el coronel Dorian Balladares, jefe de la Dinased, indica que la información del caso es reservada por la instancia en la que se encuentra.

“Nadie merece que le quiten los sueños a una persona joven como ella”, reniega la amiga de Karla, a quien admiraba por su profesionalismo y preocupación por capacitarse constantemente dentro y fuera del país, por eso su agenda estaba copada, “porque todos pedían cita con ella”.