Exclusivo
Actualidad

“¡No ha estado en nada chueco!”

Naranjaleño asesinado, según amigo, era trabajador. A la víctima le metieron dos ‘pepazos’ y luego la quemaron en el carro

ataúd
Sobre el féretro de Jorge Vargas Villón colocaron varias fotografías.Miguel Laje

A unos cinco minutos de la vía a Naranjal, hacia el ingreso al recinto Tres Cerritos, en una vivienda recién pintada, amigos del empresario asesinado Jorge Eduardo Vargas Villón, cuestionaron que se esté considerando el hecho como un ajuste de cuentas y que se empañe la imagen de la víctima.

Carlos Lara, amigo de la víctima por más de quince años, resaltó que el Negro, como le decía, siempre se dedicó a trabajar y lo poco que obtuvo fue de manera honrada.

El hombre recordó que hace más de una década su amigo adquirió su primera maquinaria para trabajar en el sector agrícola y desde entonces, con esfuerzo, consiguió un segundo tractor usado.

“Él no ha estado en nada chueco ni en lavado de activos como la gente piensa. La casita de él fue pintada hace unos tres meses nomás y el primer tractor con el que inició se le dañó, por eso compró otro de segunda y con ese es que ha estado trabajando”, manifestó.

El trabajo que Jorge Vargas desempeñaba en varios cantones del Guayas hizo que sea contratado, incluso, por dependencias municipales y hasta por el Gobierno, según Lara.


ACUDÍA AL TEMPLO

La esposa de la víctima, Mayra Granda, prefirió no emitir comentarios sobre el asesinato de su pareja.

Otros familiares dijeron que Vargas llevaba aproximadamente un año y medio asistiendo a un templo evangélico diagonal a su casa, y lo consideraron un hombre ejemplar, que nunca se metió en problemas.

Según la autopsia, la víctima recibió dos balazos. El cadáver estaba en medio de los canteros del recinto Niágara. Le prendieron fuego junto a su auto. (ML)
RELACIONADAS