Exclusivo
Actualidad

Bahía: Con miedo abren sus locales

Los vendedores se han visto obligados a cambiar sus horarios de atención a los clientes, ante la arremetida del hampa, que busca asegurar su ‘Navidad’.

LAS CONSECUENCIAS DEL PARO AFECTAN AL VIERNES NEGRO EN GUAYAQUIL
Cada uno de los comerciantes fue sacando los productos y los fue colocando en el mostrador sin quitarles el ojo de encima.Archivo

Eran las 08:20 de este 29 de noviembre cuando el comerciante Nelson Muñoz llegó a su pequeño negocio, que está ubicado en los módulos de la Bahía, entre las calles Olmedo y Eloy Alfaro, de ventas de maletas para aprovechar y vender algunos productos en el ‘Viernes Negro’, día de descuentos.

Aunque lo hizo con miedo y zozobra de ser una de las víctimas de los ‘dueños de lo ajeno’, que aprovechan las fiestas navideñas para cometer robos.

Atento y mirando a cada momento los callejones que rodean su establecimiento, al estilo de un guardia de seguridad, Muñoz levantó la puerta enrollable principal y dejó cerradas las laterales por precaución, del local que tiene desde hace 10 años. Uno a uno fue sacando los productos y los fue colocando en el mostrador sin quitarles el ojo de encima.

▶Lee: Black Friday o Viernes Negro: ¡en el centro de Guayaquil hay Viernes ’chiro’!

“Últimamente es angustioso venir a trabajar (la Bahía) porque están robando muy seguido por esta zona. Debido a esta situación, los negociantes, Muñoz, al igual que otros, se vio obligado a abrir más tarde su tienda y a cerrar más temprano. “Por las mañanas, entre las seis y ocho, el lugar pasa desolado, parece un desierto. Por eso hay que estar pilas.

Yusbeli Solórzano, quien tiene un local de venta de ropa entre las avenidas Calixto Romero y Chimborazo, también optó por la misma medida como seguridad. Vive con el mismo miedo, de ser asaltada. “Hay mucha inseguridad por aquí porque están robando mucho uno tiene que estar pendiente de las cosas, este viernes 29 en un descuido una persona ya se me estaba llevando tres camisetas y un short. Por suerte los compañeros de aquí se dieron cuenta y me ayudaron a quitarle las cosas. Ese señor salió corriendo”.

El presidente de la asociación de comerciantes minoristas José Joaquín de Olmedo, Luis Chila, aseguró que esta situación los está afectando y tienen pérdidas económicas. “La delincuencia está muy a flote. No solo nos está afectando a los que vendemos en los módulos, sino también a las grandes empresas. Estamos teniendo pérdidas porque los clientes tampoco están viniendo mucho”.

Dijo que la siuación es terribel hay que estar ‘cuato ojos’ con los ‘amigos de lo ajeno’.