¡Glen López, un guardián y a la vez peluquero de famosos en Guayaquil!

Exclusivo
Personaje

¡Glen López, un guardián y a la vez peluquero de famosos en Guayaquil!

Este guayaco aprendió de su padre, hoy de 98 años, los dos oficios que ejerce y le dan el sustento a su familia: ser peluquero y guardia

peluquero
Su gabinete lo tiene desde hace 27 años, por él han pasado exreinas de belleza, presentadora de televisión y más personajes.Amelia Andrade / Extra

Dentro de sus clientes están el cónsul de Portugal, Antonio Marques Firmino, y su hija Marielisa Marques, Miss Mundo Ecuador 2005.

Valeska Saab, virreina de Guayaquil (2004), Maja Mundial (2005), Miss Ecuador Mundo (2007) y exparlamentaria andina (2009- 2013), también ha pasado por sus tijeras, al igual que la presentadora de noticias Rocío Cedeño de Chiriboga.

Pero pese a darse el lujo de tener esos clientes, Glen López, de 55 años, no le hace el feo a darle duro a sus dos ‘camellos’: él es peluquero de día y guardia de noche, de lunes a domingo. Entre una y otra actividad, solamente duerme cuatro horas.

El oriundo de Balao, cantón de la provincia del Guayas, cambia en cuestión de horas la secadora y plancha de cabello por una silla plástica, desde la cual cuida los autos de un parqueadero en la Floresta 1 y del mercado adjunto al aparcamiento.

RELACIONADAS

Ambos trabajos los aprendió de su padre, Félix Antonio López, conocido como Antuquito, cuencano de 98 años. El nonagenario cortó por tres décadas el cabello de cadetes en el cuartel; y Glen estuvo allí, atento, viendo la habilidad de su progenitor con las tijeras y el peine.

A los nueve años empezó a ‘peluquear’, pero desde los 13 lo hace de manera profesional.

guardia
Ser guardia no le impide ser fashion; antes muerto, que sencillo.Álex Lima/Extra

Invitación de papá

En las rondas de guardia ingresó hace siete años. Su padre, quien ha ejercido esta actividad por cuatro décadas, le pidió ayuda. Glen no se resistió y desde entonces son compañeros de labores.

Cuenta que gracias a Dios nunca han estado en peligro, pero sí les ha tocado ver cómo motorizadosarranchan’ celulares. Y en ocasiones han oído disparos que han terminado en asesinatos, por disputa de bandas.

Don Antuquito trabaja de 16:00 a 21:00. De allí va a una bodega que tienen con cama y todo, y se pega una ‘ruca’ hasta las 02:00, luego acompaña a su hijo en su ronda, hasta las 07:00.

‘Regaladito’ de anillos

El horario de Glen es diferente, debido a la atención en su gabinete, Vigu, ubicado en el Centenario, sur de Guayaquil.

De 12:00 a 16:00 presta sus servicios en su peluquería o en domicilios. Y desde las 18:00 hasta las 07:00 cumple con su jornada como cuidador de carros.

Sus dedos ágiles para cortar, cepillar, alisar y tinturar, están cubiertos de anillos de acero. Tiene una colección de 60, todos regalados por su clientela.

guardias
Si a don Antuquito no lo paran, él sigue haciendo sus sentadillas.Álex Lima/Extra

Antuquito, el 'supertata'

Ver a su padre, don Antuquito, impresiona, pues él tiene una gran vitalidad. Mientras su hijo se traslada en bici, él lo hace a pie. Camina dos kilómetros ida y vuelta de su casa, en la Pradera, hasta el parqueadero en la Floresta 1.

Cuando llega a su ‘oficina’, lo primero que realiza es su rutina de ejercicios, que inicia con estiramientos y sentadillas. Entre 10 y 15 minutos le toma esta práctica diaria.

RELACIONADAS

Pero ese no es el único secreto de su longevidad, ya que él es un amante de lo natural, le gustan las infusiones y la comida basada en hortalizas y legumbres, cero condimentos y nada de ‘jama’ en la calle.

“Cuando me da gripe, me tomo una limonada caliente con puro de caña, la hiervo con canela, me abrigo y en dos días estoy de regreso al trabajo. Sí nos dio el coronavirus, pero fue leve, gracias a Dios”, cuenta el ‘supertata’, quien tiene una envidiable lucidez y es muy meticuloso, ya que con una pequeña linterna revisa cada rincón de los locales del mercado de la Floresta 1. Quizás por ello haya quienes lo calificarían de ‘temático’, pero eso para él es ‘profesionalismo’.

En números: Antuquito es padre de 6 hijos, abuelo de 26 nietos, bisabuelo de 12 bisnietos y tatarabuelo de 6 tataranietos.