Exclusivo
Actualidad

Devotos de Narcisa de Jesús oran para que termine la emergencia

Con las medidas de higiene y distanciamiento, creyentes concurren a hacer sus peticiones en el Santuario de la santa de Nobol que fue reabierto

thumbnail_LAS MISAS SE DIFUNDEN POR LA RED SOCIAL DEL SANTUARIO
Al templo de Narcisa de Jesús solo se llega a orar, las misas se transmiten por redes socialesÉdgar Romero

Con recogimiento, el manabita Eduardo Mora, de 48 años, ingresó al Santuario de Narcisa de Jesús, en el cantón Nobol, y en silencio, frente al féretro donde reposan los restos de la santa, oró. "Le pedimos a Dios y a nuestra patrona nos siga protegiendo de esta difícil situación que vive el país y el mundo", acotó el ciudadano.

El hombre señaló que es devoto de Narcisita desde que tenía 10 años. "Ya era hora que se abriera el santuario, porque es el lugar donde nos encontramos con Dios", manifestó el creyente que llegó en un carro de un familiar e hizo su primera parada para manifestar su fe.

Nelly Santa Ana fue otra de las devotas que aprovechó que el templo estuvo abierto la mañana de este sábado 20 de junio de 2020 para hacer sus ruegos.

"He venido después de tres meses a pedirle a la doncella noboleña que nos siga cuidando de esta pandemia y que todo vuelva a la normalidad, ya que son días duros los que estamos viviendo y sin trabajo. Narcisa es muy milagrosa y sabemos que con su guía todo el Ecuador se va a reactivar”, enfatizó la ama de casa que arribó temprano desde el cantón El Empalme.

Después de tres meses del cierre por la emergencia sanitaria que vive el país, la casa de oración fue reabierta y los devotos volvieron a postrarse ante el cuerpo de la Violeta de Nobol.

Los creyentes acuden al lugar de tomando las medidas bioseguridad y el distanciamiento dispuesto.

Johana Lavayen Cruz, vocera del santuario, explicó que antes de ingresar al templo a cada devoto se le toma la temperatura, se les desinfecta las manos con alcohol y se comprueba que lleve mascarillas.

Los reclinatorios y pasillos están marcados para el desplazamiento de un promedio del 30% de los visitantes. "Se permite el ingreso a 200 personas, desde las 8:00 a 13:00 todos los días", expresó Lavayen.

El museo donde se exhiben los objetos religiosos, vestimentas y el ataúd en cual colocaron el cuerpo incorrupto de Narcisa, permanece cerrado al público. Han colocado rótulos explicando la disposición de no tocar las imágenes y mantener el distanciamiento entre personas.

Las misas se realizan por vía internet, a través de las redes sociales del santuario. (ERS)

TE RECOMENDAMOS