Exclusivo
Actualidad

Primero discutieron y luego la apuñaló

La víctima no pudo defenderse de su exconviviente que sin pena alguna, le propinó varias puñaladas hasta matarla.

Imagen 20181228_001552(0)
El crimen ocurrió en Naranjito, provincia del Guayas.Miguel Laje

Los gritos que se escuchaban desde el interior de uno de los departamentos de alquiler en la ciudadela San Enrique del cantón Naranjito, llamaron la atención de una moradora que, sin imaginarse lo que estaba ocurriendo, alertó a la Policía Nacional. A los pocos minutos llegaron agentes del escuadrón motorizado que estaban por el sector y al verificar la novedad, se encontraron con la escena de un crimen que se acababa de cometer.

Con sus manos ensangrentadas y con aliento a licor, Néstor Raúl Lucero Enriquez estaba junto al cuerpo de su exconviviente, Ángela María Mosquera Ibarra de 27 años de edad.

Sobre el piso de la sala del departamento, la mujer yacía en medio de un charco de sangre y con varias heridas de arma blanca en el tórax. Los agentes y el populacho pidieron la presencia de una ambulancia, pero los galenos solo confirmaron el deceso de la madre de una menor de dos años de edad que también estaba en el lugar de los hechos.

La noticia sobre el asesinato de quien tenía poco menos de tres meses viviendo en el sector se conoció inmediatamente. Las vecinas, entre lágrimas, lamentaban lo sucedido, en especial, el no haber podido hacer nada para evitar que Angela María, sea asesinada.

Todo esto mientras el agresor era retirado del sitio a bordo de un patrullero para iniciar con el proceso investigativo. El reloj apenas marcaba las nueve de la noche y en el sector de calles lastradas se rumoraba las posibles causas del femicidio. Sin embargo, nadie atinaba a establecer qué fue lo que ocurrió.

Por su parte, el jefe del Distrito Policial de ese cantón, Ángel Andrade, indicó que serán las pericias de los investigadores las que determinen el móvil del hecho; no obstante, por la información recabada con los allegados a la pareja, se presume que el crimen sea consecuencia de los celos.

Agentes de la Dinased Milagro llegaron junto al personal de Criminalística para levantar indicios encontrados junto al cadáver de quien era oriunda de la provincia de Los Ríos. A decir del Subtnte. Cristian Espinoza, el agresor usó un arma blanca para propinarle varias puñaladas en el tórax de la joven madre de familia.

Cerca de la medianoche y con toda la información levantada desde la escena del crimen, los agentes llevaron el cuerpo de la víctima hasta la morgue de Milagro, en donde realizarían una revisión más detallada para determinar con exactitud el número de puñaladas que recibió por parte del padre de su hija.

Ante la falta de un familiar cercano, personal de la Dinapen se hizo cargo de la menor de edad. Se desconoce si la niña presenció o no los instantes en que su padre, bajo una furia incontrolable, le quitaba la vida al ser que la trajo al mundo.