Ecuador: Un asesinato cada cuatro horas

Exclusivo
Judicial

Ecuador: Un asesinato cada cuatro horas

A nivel nacional se registra un incremento del 72,9 % en homicidios intencionales, según cifras de la Policía.

baleado (6968341)
En las calles 48 y Rosendo Avilés se registró un asesinato, la mañana del 2 de septiembre.Christian Vinueza

Una muerte violenta cada cuatro horas se registra en Ecuador, según las cifras oficiales de la Policía Nacional, pues hasta la mañana del jueves 2 de septiembre se contabilizaban 1.430 casos en lo que va de este 2021. Al día, son aproximadamente 6 asesinatos, en promedio.

El último crimen que consta en las estadísticas ocurrió en el suroeste de Guayaquil, a las 07:00, en las calles Rosendo Avilés y la 48, a cerca de cien metros de una Unidad de Policía Comunitaria (UPC).

Los testigos relataron a los investigadores que la víctima caminaba por el sitio cuando dos sujetos, a bordo de una motocicleta, lo interceptaron, pero en su afán de salvar su vida el perjudicado corrió. Sin embargo, a veinte metros fue alcanzado por sus ‘verdugos’, quienes le habrían descargado cinco tiros.

En su mayoría, los casos se concentran en la Zona 8, conformada por los cantones Guayaquil, Samborondón y Durán, en Guayas.

El fallecido, quien era conocido como el Colorado, quedó tendido en el piso, junto a un parterre.

El coronel Wilson Torres, jefe del distrito policial Portete, mencionó que el perjudicado tendría aproximadamente 25 años y que su identidad no había sido determinada, porque en el sector solo lo conocían de vista o por su alias.

Eso fue reforzado por algunos moradores, quienes añadieron que supuestamente vivía en el Guasmo, en el sur porteño.

El oficial mencionó que este caso podría tener relación con el tráfico de sustancias estupefacientes, por alguna retaliación, y acotó que se buscaba determinar si se relacionaba con una incautación de sobres de droga realizada en el sector, la noche anterior, en la que hubo un detenido.

balacera en Urdesa (6963986)
Un muerto y un herido hubo tras el atentado a tiros suscitado en Urdesa.Christian Vinueza

Otro caso que también tendría relación con el tráfico de drogas, y que conmocionó en Guayas, fue el ataque que sufrieron una madre y su hija en el cantón Yaguachi. Ellas fueron identificadas como Grace Alicia Briones Jácome, de 60 años, y Evelyn Julia De la Torre Briones, de 26. La progenitora falleció. Este hecho se registró la madrugada del 1 de septiembre.

Y ese mismo día, pero aproximadamente a las 12:00, ocurrió un atentado en una zona residencial de la urbe porteña, la ciudadela Urdesa, en el norte de la ciudad.

En el sitio fue asesinado Nello Rafael Peñaherrera Rubira, de 56 años. Él se movilizaba en un BMW X6, junto a un sobrino, quien sobrevivió a los disparos que dos motorizados les descargaron, en las calles Acacias e Ilanes.

"Los policías sí rondan esta zona de Urdesa, pero a raíz del asesinato deberían hacer más patrullajes para que algo así no se repita”.
Juan Zamora, morador.

La Policía descartó que se tratara de un intento de robo e informó que la investigación se direcciona en base a las actividades a las que se dedicaba la víctima, para esclarecer algunas dudas que surgieron con el avance de las averiguaciones.

Nello Rafael fue la víctima 20 en una semana de asesinatos acontecidos en Guayaquil.

A nivel nacional, entre el 1 de enero y el 2 de septiembre de 2020 se registraron 827 asesinatos, a nivel nacional. Comparados con los 1.430 de este año se evidencia un incremento del 72,9 %.

Baleado y abandonado en el noroeste del Puerto Principal

En condiciones críticas se encontraba un hombre que fue interceptado en el noroeste de Guayaquil por unos criminales, quienes lo abandonaron luego de atacarlo a tiros cerca de la cooperativa 12 de Octubre, del sector Prosperina.

De acuerdo con un reporte policial, la víctima, quien no ha sido identificada, se movilizaba en un auto amarillo, posiblemente taxi, del que fue bajada y embarcada en un carro negro, en el que iban varias personas. Los investigadores desconocían el motivo del ataque, sobre todo porque la víctima estaba grave y no podía dar su versión. 

"La gente pregunta quién era el difunto, si era del sector o no. Hay bastante preocupación porque aquí no suele pasar esto”.
José Rojas, morador.

Hay temor en Urdesa

Quienes viven y laboran cerca de donde asesinaron a Nello Peñaherrera, refieren que este crimen los deja con una sensación de intranquilidad porque esta área de la ciudad no es considerada peligrosa, pero los pone en zozobra que la situación cambie.

Los empleados de locales comerciales indican que los agentes policiales deben estar atentos a lo que ocurre en este sector, pues de ocurrir más hechos similares, los clientes podrían ‘esfumarse’, teniendo un efecto negativo ahora que se pretende reactivar la actividad económica, que se redujo por la emergencia sanitaria.

"Los callejones posteriores a la Víctor Emilio Estrada están descuidados, algunos lucen oscuros, no cuentan con luminarias”.
Fabricio Neira, trabajador.

Los residentes, en cambio, dicen que los trabajos de resguardo y vigilancia no deben enfocarse solo en los puntos donde existe comercio, sino también donde hay casas en cuadras más alejadas de la avenida principal, pues estos espacios suelen ser aprovechados por delincuentes para cometer asaltos y salir impunes.

RELACIONADAS