Exclusivo
Actualidad

6 mitos sobre la esclavitud moderna

Parece poco creíble pero es real. En pleno Siglo XXI todavía se realizan prácticas que pueden ser catalogadas como formas de esclavitud.

TRATA DE PERSONAS ¡ESCLAVITUD MODERNA!
La trata de personas es una de las formas en las que se presenta la esclavitud moderna.Archivo

Parece poco creíble pero es real. En pleno Siglo XXI todavía se realizan prácticas que pueden ser catalogadas como formas de esclavitud.

La imagen de personas encadenadas y obligadas a realizar trabajos forzados podría quedarse solo como una historia lejana, algo imposible de repetir, y menos en esta época; sin embargo la realidad es que la esclavitud ha encontrado nuevas formas presentarse, y créanlo o no esto afecta a todos.

¿Imposible?, pues no. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) mostró que en 2016, 40 millones de personas sufrieron condiciones de lo que se conoce como esclavitud moderna. El estudio indica que las mujeres y las niñas son las más vulnerables con casi 29 millones de afectadas.

En ese año, las mujeres representan el 99 % de víctimas de trabajo forzoso en la industria del comercio sexual y un 84 % fueron obligadas a contraer matrimonio.

Con esto se desmiente el primer mito: La esclavitud es cosa del pasado.

Resulta difícil pensar que con las redes sociales, la conectividad y los numerosos tratados para defender los derechos humanos todavía existan nuevos caminos para esclavizar a una persona. La trata de seres humanos, la servidumbre por deudas y el trabajo doméstico forzoso son sólo algunos ejemplos.

Segundo mito: La esclavitud moderna afecta a pocas personas

Si los primeros datos no te convencieron, aquí tenemos más. La OIT presentó su estudio Estimaciones mundiales sobre la esclavitud 2017, en donde se menciona que actualmente “hay más personas en situación de esclavitud que en cualquier otro período de la historia”.

3 de cada 1.000 personas en el mundo viven como esclavos, es decir que la cifra sobrepasaría los 25 millones de mujeres, hombres y niños. Si todos ellos se reúnen en la misma ciudad, esta sería la cuarta ciudad más grande del mundo.

Tercer mito: No existe esclavitud en los países desarrollados

Nadie, ni aquellos que cuentan con la tecnología más avanzada del mundo, se salvan de esto. El informe sobre la Estimación Mundial sobre el Trabajo Forzoso de 2012 evidenció que en países como Japón y Australia; incluso en el continente europeo y América del Norte, más de un millón y medio de personas viven en condiciones similares a la esclavitud.

Cuarto mito: La mayoría de casos se esclavitud son con fines sexuales

Te sorprenderá saber que no. La industria de la agricultura, pesca, construcción, trabajo doméstico, entre otros, presentan el mayor riesgo de convertirse en escenarios de explotación, tan solo una de cada cinco víctimas corresponde a la explotación sexual.

Quinto mito: Las ganancias son mínimas

Aunque no parezca, este es un negocio que llena muy bien los bolsillos. Un estudio reciente de la OIT estima que la esclavitud moderna genera ganancias anuales de más de 150.000 millones de dólares.

El estudio sobre Ganancias y Pobreza: Aspectos económicos del trabajo forzoso en 2014, señala que los montos generados anualmente por una víctima de trabajo forzoso son mucho más altos en las economías desarrolladas (países del primer mundo) y en la Unión Europea.

Sexto mito: La esclavitud moderna no me afecta

Aunque no seas víctima directa, las consecuencias pueden reflejarse en las empresas; estas enfrentan una competencia desleal lo que puede repercutir en el salario de los trabajadores. La OIT cuenta con una campaña denominada 50 for Freedom, donde se presenta la realidad sobre el problema de la esclavitud en la actualidad.