¡Explotó por amor!

Exclusivo
Actualidad

¡Explotó por amor!

Norberto Marín de 26 años falleció esta madrugada cuando un material explosivo en su vivienda estalló. El hombre terminó desfigurado.

Imagen IMG-20181008-WA0001
El fallecido era inquilino de la vivienda afectada.Cortesía.

“¡Ya no me volverán a ver!” Estas fueron las últimas palabras que habría dicho Norberto Augusto Marín Montaño a su novia Andrea Ordóñez Chalán, al visitarla en su casa de la ciudadela Las Orquídeas, en la ciudad de Piñas, El Oro.

Después que se despidió de su amada, el joven llegó al sitio que alquilaba en el centro del cantón Portovelo, a unos veinte minutos del lugar de la residencia de su prometida. Allí, al parecer, agobiado por la depresión, habría hecho estallar un taco de dinamita.

A las 00:20 de ayer, un fuerte estruendo y la fuerza de la onda explosiva despertó y asustó a los vecinos, muchos de los cuales salieron de sus hogares para ver qué ocurría.

Elementos del Cuerpo de Bomberos de Portovelo alertados por el ECU-911 de Machala llegaron al lugar del siniestro y comprobaron que Norberto Marín, de 26 años, oriundo de Loja, se encontraba sin vida.

Peritos de Criminalística encontraron paredes destruidas, techos desprendidos de la vivienda y una persona fallecida, aparentemente, por el estallido de un material explosivo. El teniente coronel Ramiro Camacho Gálvez, jefe del Cuerpo de Bomberos de Portovelo, confirmó que dentro del área encontraron varios tacos de dinamita detonados.

“Al existir aún presencia de material peligroso, el GIR también hará el respectivo análisis para prevenir de algún incidente que se pueda generar en la zona”, sostuvo el jefe bomberil.

Camacho detalló que se manejan varias hipótesis de lo sucedido. Una de ellas es que el occiso tenía problemas sentimentales y se habría suicidao, otra es que se presume que él manipuló la dinamita, pero aclaró que las investigaciones determinarán las verdaderas causas de la explosión.

Mientras tanto elementos de la Unidad de Explosivos de la Fuerzas Armadas inspeccionaron el lugar para determinar la cantidad de explosivos almacenados dentro del inmueble arrendado. La dueña refirió a los agentes que lo había alquilado a dos personas.