Exclusivo
Actualidad

Le destrozaron el cráneo en bananera orense

Dos sujetos llegaron en una moto y descargaron dos balazos en contra del jornalero. Moradores presumían que se trataba de un robo

muerto machala
El crimen tuvo como escenario una hacienda de la parroquia El Retiro, de la ciudad de Machala.Fabricio Cruz

Faltaban pocos minutos para las diez de la noche del domingo 17 de enero cuando los moradores de la parroquia El Retiro, ciudad de Machala, provincia de El Oro, escucharon varios tiros.

Provenían de la casa de una hacienda bananera, hasta donde acudieron para confirmar qué era lo que había ocurrido.

Al ingresar, los curiosos se quedaron sorprendidos al observar en el piso a uno de sus vecinos que trabajaba en esos predios. Se desangraba por los oídos a causa de dos disparos que lograron divisar: uno a la altura de la cabeza y otro en el abdomen.

El mayor de la Policía, Santiago Merizalde, informó que personas del sector le comentaron que vieron llegar a dos sujetos en una motocicleta color negro, y dispararon contra Juan Gabriel Cruz Cruz, de 36 años.

“Pensamos que habían robado en la hacienda, pero al llegar nos pudimos dar cuenta que no se llevaron nada, los sujetos llegaron directamente a matarlo”, dijo uno de los testigos, quien no proporcionó su identidad por temor.

Los trabajadores bananeros llamaron al ECU 911 para que coordine una ambulancia, pues pensaron que la víctima aún estaba con vida.

Al poco rato llegaron los paramédicos, quienes confirmaron que el hombre no tenía signos vitales, pues el disparo que tenía cerca de la oreja le comprometió la masa encefálica. La otra bala se alojó en su estómago.

Personal de la Dirección de Delitos Contra la Vida y Muertes Violentas (Dinased) y Criminalística de El Oro llegaron para realizar el levantamiento del cadáver. También recogieron dos vainas percutidas.

En un informe policial se detalla que el cuerpo fue encontrado tendido al interior de un domicilio. Los agentes de la Dinased creen que la motivación del crimen obedece a un ajuste de cuentas, pues no se llevaron nada del domicilio.

Los policías realizan las indagaciones para identificar y dar con el paradero de los asesinos.