Exclusivo
Actualidad

Le dieron bala en un semáforo de Milagro

Víctima iba en una camioneta como copiloto. Sicarios aprovecharon el cambio de luz para matarlo. Otro quedó herido y una mujer se salvó

bala
El crimen ocurrió en el sur de la ciudad de Milagro.Miguel Laje

Un video que circula en redes sociales muestra los momentos en que Jorge Augusto Romero Moncayo agonizaba a un costado de la camioneta color blanco en la que viajaba como copiloto, tras recibir varios impactos de bala.

Al mismo tiempo, su amigo y conductor del vehículo, Kevin Steven Ordóñez Sellán, era auxiliado por personal de salud que llegó en una ambulancia para llevarlo a una casa asistencial, pues a pesar de haber recibido varios tiros continuaba con vida y logró ser estabilizado. Él estaba acompañado de su esposa, quien al momento del ataque iba en la parte posterior de la camioneta y por fortuna salió ilesa.

“El herido fue llevado a una casa de salud y por lo que sabemos está estable. Una mujer que dijo ser la esposa, viajaba en la parte trasera de la camioneta y ella resultó ilesa”, expresó el jefe del distrito policial, Xavier Villareal.

Por la modalidad en que se registró el hecho, la policía informó que se trata de un sicariato, debido a que los sujetos descargaron sus proyectiles contra Romero Moncayo, quien registra antecedentes penales por el delito de extorsión.

El crimen se registró pasadas las 21:30 del martes 19 de enero, en la intersección de la avenida Colón y Otto Arosemena, al sur de Milagro, provincia del Guayas.

Las víctimas detuvieron la marcha del vehículo en el semáforo y fue en ese momento que los motorizados aprovecharon para perpetrar el ataque.

La zona es bastante concurrida por los establecimientos de venta de comida y farmacias que existen. Sin embargo, eso no pareció importarles a quienes llegaron con un solo objetivo y tras cumplirlo huyeron con destino hacia la ciudadela Las Piñas.

Deudos estaban junto al cuerpo, llorando y abrazándose entre ellos. Los gritos eran desgarradores y se incrementaron cuando los agentes de la Dinased levantaron el cadáver para llevarlo a la morgue.

De manera extraoficial se conoció que los dos amigos laboraban en una empresa dedicada al corte y reconexión de energía eléctrica.