La historia de John y Lorena Bobbitt será recreada en un programa de televisión
Suscríbete

Exclusivo
Actualidad

La historia de John y Lorena Bobbitt será recreada en un programa de televisión

En 1993, Lorena Bobbitt cercenó el pene de su exesposo John Bobbitt mientras dormía. Tras 25 años del suceso, la cadena ABC contará la historia en el programa Los Bobbitt: El amor lastima.

Imagen John-Bobbit-Lorena-1920

En 1993, John y Lorena Bobbitt llenaron los titulares de diarios y noticieros alrededor del mundo, luego de que ella cercenara el pene de su entonces esposo mientras él dormía. Tras 25 años del suceso, ABC lanzará un programa titulado Los Bobbitt: El amor lastima.

En una entrevista con esa cadena, John Wayne Bobbitt contó que “los médicos preguntaban de qué parte del cuerpo salía la sangre. Me pidieron ver mis muñecas”. Nadie en la sala de emergencias pudo asimilar el acontecimiento.

En el adelanto del especial, que se estrenará el 4 de enero de 2019, se escuchó la declaración del urólogo James Sehn, quien narró cómo fue aquella madrugada cuando supo que debía operar a Bobbitt.

La exesposa del estadounidense había abandonado la escena del crimen con el pene en la mano: lo tiró a un campo desde la ventana de un vehículo. La policía encontró el miembro y lo llevó al hospital en una caja de hot-dog llena de hielos. Los cirujanos tardaron nueve horas en intentar recolocarlo.

El caso generó un amplio debate en la opinión pública. Un grupo apoyaba a la ecuatoriana Lorena Gallo (nombre de soltera) y la otra parte a Bobbitt. La pareja se divorció después del juicio de Gallo, donde se retiraron los cargos por declarar que tenía una demencia temporal.

Asimismo, ella contó ante el jurado que su exconviviente llegó borracho esa noche y la violó. Como venganza cortó su miembro. A Bobbitt también se lo declaró inocente de la acusación de violación.

En la entrevista comentó: “No culpo a Lorena. Ambos nos dañamos. Le deseo lo mejor”.

A pesar de la cirugía reconstructiva, Bobbitt no puede tener relaciones sexuales; no obstante, inició una corta carrera en la industria pornográfica usando una prótesis.

Después de lo sucedido, Lorena se cambió de nombre y volvió a casarse. Trabajó como estilista en un salón de belleza y actualmente trabaja para una fundación que ayuda a las mujeres que son víctimas de violencia intrafamiliar.