Exclusivo
Actualidad

Malcriados, ‘aliados’ de la pandemia

En las últimas semanas hubo un repunte de ataques durante los controles de las medidas de bioseguridad por COVID.

Imagen DSCN7949
A Mayra Troya le desfiguraron el rostro por pedir respeto al toque de queda.Miguel Ángel González

A Mayra Troya le ‘llovieron’ los puñetes en la cara. También le pegaron con una botella y un vaso. Todo por pedir respeto al toque de queda y a las medidas de bioseguridad. El ataque ocurrió en La Pampa de Calderón, norte de Quito.

Era la medianoche del 26 de julio cuando Mayra se levantó a tomar yogur. Salió por un momento a la puerta de su casa y allí vio a un vecino con su esposa. No usaban mascarilla y, al parecen, iban borrachos. Algo que disgustó a la señora, quien lanzó un reclamo.

La cosa no quedó ahí. El sujeto orinó frente a Mayra y luego se abalanzó a ella. A la agresión se sumó la pareja del aquel hombre. Ambos la atacaron hasta casi reventarle el pómulo izquierdo.

Los vecinos oyeron las súplicas de la víctima y salieron a ayudarla. Los agresores también tuvieron apoyo de su gallada.

Ataques como este se han vuelto recurrentes en la capital, según Juan Zapata, director general del ECU-911. Dice que reciben constantes llamadas en las que se denuncian aglomeraciones o el irrespeto a las medidas restrictivas. Generalmente hay peleas.

Desde el cambio de semaforización en Quito, el incremento de denuncias al 911 ha sido del 113 %. “Las respuestas son agresivas porque los que liban o los que están en fiestas actúan bajo efectos del alcohol”.

En las siete parroquias con más contagios de la capital (incluida Calderón), los escándalos públicos han tenido un aumento, según el ECU-911. Del 7 al 17 de julio, se registraron 2.145. Mientras que del 18 al 28 de julio crecieron a 2.535. Es decir, un aumento del 18 por ciento.

Algo similar ocurre con los bebedores de licor. En ese mismo período, la cifra subió de 1.874 a 2.645, es decir que creció el 41 % (ver infografía).

Las personas de los operativos de control están siendo agredidas por irresponsables que ponen en riesgo la vida de los demás”.
Juan Zapata, director del ECU-911

Crece el nivel de violencia

Mayra quedó aterrada porque la agresión no paró ahí. La pareja juró vengarse y así lo hizo. Tres días más tarde, ambos la interceptaron afuera de su casa.

La golpearon hasta ‘igualarle’ las heridas en su rostro. Ya no era solo el pómulo izquierdo, sino los dos ojos y la nariz. La desfiguraron.

Ahora, la mujer, de 49 años, se cubre con una mascarilla. Y no lo hace solo para protegerse de la COVID-19, sino para tapar los moretones y la hinchazón.

Pero ella no ha sido la única perjudicada por querer precautelar la salud de la gente.

Christian Rueda, vocero nacional de la Policía, destaca que estas llamadas inconductas se han hecho más violentas contra los agentes del orden cuando piden que se cumplan las medidas restrictivas.“Hemos sido agredidos con palos, piedras, incluso con armas de fuego y cuchillos. Lo que más nos preocupa es que en estos actos también se atenta contra terceras personas”.

Un ejemplo fue lo que ocurrió en la Villaflora, sur de Quito, la misma fecha de la agresión a Mayra. Un hombre fue interceptado en un parque por un grupo de control. Él se sacó la mascarilla. No solo eso. Tomó un cuchillo y los amenazó con herirlos. Los uniformados lo neutralizaron y lo detuvieron.

Imagen MASCARILLAIRRESPETONUEVO
Este hombre se quitó la mascarilla. En actitud amenazante se dirigió a los uniformados.Cortesía

Esto se repitió en La Planada, en el norte, donde un grupo de personas intentó arrollar a policías cuando pidieron que abandonaran una cancha de ecuavóley.

Rueda indica que, a escala nacional, han sido detenidas 1.800 personas debido a las agresiones. De ese número, 800 ya han recibido sentencia condenatoria.

Según la Policía, del 1 de enero al 23 de julio (incluyendo el trabajo durante la pandemia), 45 uniformados han sido agredidos en Pichincha. Ocho de ellos en el Distrito Metropolitano de Quito.

La reincidencia

El Código Orgánico Integral Penal (COIP) sanciona estos ataques dependiendo del nivel de incapacidad de la víctima.

En el caso de Mayra, es probable que sus agresores ni siquiera vayan a la cárcel, pese a estar detenidos. La razón que le dieron es que no tiene fracturas en su rostro que comprometan su salud. Además de que la atacante dio un nombre falso, librándose así de una indagación. Aun así, Mayra sentó la denuncia en Fiscalía.

Al parecer, estas personas no solo han reincidido en el ataque. “Es gente que nunca ha respetado lo que se les pide”, dice la agredida. Y así ha pasado durante toda la emergencia.

Los vecinos de la afectada cuentan que los indagados y sus amigos han usado hasta perros para amedrentarlos. Su reacción se ha dado porque les insisten que deben cumplir normas para evitar una expansión del virus.

Wilmer Fuertes, director del Cuerpo de Agentes de Control Metropolitano, indica que han lidiado con este tipo de actitud durante los 375 operativos ejecutados desde el 1 de julio.

En ese período, las contravenciones más recurrentes han sido por aglomeraciones de personas, uso inadecuado de mascarilla y el consumo de licor. “A esto se suman las agresiones de las que hemos sido víctimas”.

Los principales problemas que hemos tenido son las agresiones verbales y también las físicas”. Wilmer Fuertes, director del Cuerpo de Agentes de Control

Agrega que junto a las demás instituciones, ellos intervienen en los lugares de mayor concurrencia, como plazas y parques. Mientras que para ir a puntos ciegos, como pasajes o lugares más pequeños, requieren de la colaboración de la ciudadanía.

“Las personas se contactan y nos cuentan sobre las irregularidades que hay durante el toque de queda”. Así lo han hecho Mayra y sus vecinos, pero no siempre han tenido respuesta. 

¡Ecuador supera a China en el número de contagiados y de muertos!

Con 88.866 casos confirmados de personas contagiadas con coronavirus y 5.847 muertes, hasta la mañana de ayer, Ecuador le ‘pisó el poncho’ a China, aunque en un asunto al que nadie agrada. Los asiáticos registran en sus cuentas unos 88.491 casos positivos y 4.674 fallecidos por este mal.

Así, este pequeño país de 17’543.350 habitantes (según registraba ayer el reloj poblacional del Instituto Nacional de Estadística y Censos, INEC) superó en las cifras negativas de la COVID-19 al gigante asiático, de 1.395’380.000 habitantes, el país más poblado del mundo.

De acuerdo con las cifras oficiales emitidas por el Ministerio de Salud, en su infografía # 160, Guayas continúa siendo la provincia con el mayor número de contagios, 17.669, y Guayaquil la ciudad más golpeada, con 1.658 positivos.

De cerca ya, y creciendo a pasos acelerados, vienen Pichincha, con 15.542, y la capital del país, Quito, con 746 casos confirmados. Manabí, con 6.757, y su capital Portoviejo, con 807, son las que siguen en el listado.

El 53,8 % de todos los casos positivos son de hombres y el 46,2 % corresponde a mujeres. Según los mismos datos de Salud, en el país se registran otros 3.257 fallecidos probables por COVID-19. (VTL)

TE RECOMENDAMOS