Menor denunció a prostituta de abuso sexual y de robo

Exclusivo
Actualidad

Menor denunció a prostituta de abuso sexual y de robo

Amigas de meretriz detenida y procesada por ambos delitos, piensan que el adolescente no quiso pagar los servicios sexuales y se inventó historia

prostitu
El adolescente acudió con un familiar a denunciar los dos presuntos delitos.YIE

Lupita (nombre protegido) lleva 30 años laborando como trabajadora sexual y asegura que durante todo este tiempo en su piel y mente lleva marcadas las veces que ha tenido que enfrentarse a clientes que han querido pasarse de listos y no pagar por sus servicios.

“Hay clientes que después de utilizarnos quieren irse sin pagar y muchos utilizan tantos engaños, desde denunciarnos como ladronas o que se los ha drogado”, expresó la meretriz.

Conoce a la mujer que está procesada por presunto abuso sexual a un adolescente de 14 años. Para ella, el muchacho de 14 años miente de manera descarada. “A mí no me gusta atender a peladitos, pero respeto la manera de trabajar de las otras compañeras. Sospecho que el muchacho quiso pasarse de vivo. No le quiso pagar y después se quejó con los policías porque le faltaba el celular”, expresó.

Todo pasó la tarde del martes 19 de octubre, cuando el adolescente oriundo de la parroquia indígena Salasaca, de Tungurahua, denunció a una prostituta de supuesto abuso sexual.

Según el menor, fue llevado a un hostal a la fuerza y adentro la meretriz le practicó sexo oral. Luego, al momento que entró al baño a limpiarse, la mujer desapareció con sus únicos dos dólares y el celular que tenía.

La sospechosa afirma que no hubo ningún abuso sexual, que todo fue por consentimiento. Informó que estaba en la avenida 12 de Noviembre y Mera, cuando se le acercó el menor a contratar sus servicios.

Ella accedió, ya que no pregunta la edad de sus clientes, y después de hacer su trabajo el muchacho no le quiso pagar, por lo que decidió llevarse el celular que después entregó a los policías. La mujer está detenida para investigaciones por abuso sexual y hurto.

El sargento segundo Pedro Chicaiza, a cargo de la Unidad Nacional Contra la Integridad Sexual (Uncis), sostiene que deben investigar por tratarse de un asunto de abuso sexual al menor, y de acuerdo a las pruebas se determinará si se cometió o no el delito.

Las sexoservidoras se sienten desprotegidas porque, aseguraron, siempre los policías le creen más al cliente que a ellas. (YIE)