¡Por la plata 'venden' a su propia 'sangre'!

Exclusivo
Actualidad

¡Por la plata 'venden' a su propia 'sangre'!

Expertos analizan por qué padres tratan de comercializar a sus hijos. El maltrato que sufren los progenitores pasa 'factura', dice un psicólogo.

OTX6DESI7VEOHL43V2XLUISP3M
Una madre supuestamente pedía 400 dólares a cambio de su pequeña.Cortesía

Es difícil de creer, pero pasa... Padres de familia intentan vender a sus hijos. Una situación económica fregada suele ser la justificación. Pero desde el aspecto psicológico hay puntos claves para tratar de explicar estas acciones inhumanas.

El último caso de este tipo que se hizo público ocurrió el 23 de abril en Chanduy, parroquia rural del cantón Santa Elena, en la provincia de igual nombre. Ese día, una mujer fue detenida porque presuntamente quiso vender a su pequeña, de dos años. El ofrecimiento habría sido por redes sociales.

Según información policial, la fémina pedía 400 dólares por ella y buscaba concretar el ‘negocio’ en la terminal terrestre de la localidad.

En marzo, una pareja también fue apresada en Guayaquil porque, al parecer, quería comercializar a sus dos niñas.

palmito a buelo vale

Babahoyo: “¿Quién me devolverá a mi Palmito?”

Leer más

A través de un correo electrónico, EXTRA solicitó a la Dinapen (Dirección Nacional de Policía Especializada para Niños, Niñas y Adolescentes) el número de casos ocurridos este año y el anterior, las posibles causas para estos hechos y si han identificado bandas implicadas. La unidad policial designó un vocero para abordar el tema, quien en dos ocasiones refirió estar ocupado en reuniones y después no respondió.

ACOMPAÑAMIENTO ES VITAL

La psicóloga clínica y docente universitaria Marcia Colmont refiere que los niños que pasan por esta problemática necesitan acompañamiento emocional. Ellos, al darse cuenta que los quisieron vender, tienden a pensar que tuvieron la culpa por hacer algo malo.

“Mayormente predomina en estos casos que piensen, ‘¿por qué mis padres me rechazan?’, o cosas así”, explica.

Por eso es importante que tengan ese acompañamiento profesional, pero también de familiares que se quedan a cargo de ellos, agrega la especialista. Para ello es necesario que sean instruidos por el terapeuta.

image (3)
El 23 de marzo, una mujer y su cónyuge fueron detenidos por intentar vender a sus hijas.Cortesía

De no haber esa ayuda, el menor podría pasar por un proceso depresivo y de angustia. Además, ir creciendo con resentimientos hacia sus padres y la sociedad. Eso hace que sea más vulnerable a caer en adicciones como la drogadicción y el alcoholismo.

ANTECEDENTES EN LOS PADRES

El psicólogo clínico Christian Arias comenta que, a veces, los padres tienen historias de maltrato, de las cuales les quedan secuelas mentales que luego se manifiestan.

“Detrás de ese papá que abandona, posiblemente hay un niño que también fue abandonado, de pronto no literalmente vendido, pero tal vez emocionalmente (...). Pero una venta muestra su nivel de fragilidad psicológica y que no estuvo a la altura de sus funciones parentales”, recalca.

También argumenta que los entornos de extrema violencia (venta de drogas, peleas, sicariatos) provocan vulnerabilidad y riesgo social para una crianza conflictiva.

Los sospechosos de golpear al menor de edad fueron detenidos la noche del miércoles. Al padrastro le dictaron prisión preventiva.

Guayaquil: Mamá de niño asesinado admitió que lo castigaban "por resabiado e inquieto"

Leer más

Ante tales circunstancias, es urgente que se disponga una política pública que favorezca la garantía de la salud mental. Adicionalmente, el Estado debe promover el desarrollo familiar, enfatiza.

“Durante los tres primeros años del infante, ¿a quién le consta el ambiente en el que ese niño crece? Simplemente se da el certificado de nacido vivo, pero no hay seguimiento posterior”, reflexiona Arias.

AL MENOS CINCO CASOS SE HAN CONOCIDO

De acuerdo con una revisión de los hechos de este tipo, en Ecuador públicamente se conoció unos cinco casos de la problemática, en los años 2014, 2017, 2019 y 2022.

La Organización de las Naciones Unidas reporta que el número de niños y niñas entre las víctimas de trata de personas se ha triplicado en los últimos 15 años. Las principales víctimas son los grupos más vulnerables, como migrantes o personas sin trabajo.