Exclusivo
Actualidad

¡‘Plomazos’ en sus cabezas!

En Balzar, dos vendedores informales fueron raptados, ejecutados y abandonados en un sector desolado de un recinto

thumbnail_ASI ESTABA INTRIAGO
Así encontraron el cuerpo de Bryan Intriago Franco.Edgar Romero

cobijándose del frío de la madrugada, Emilia Sornoza esperaba que termine el procedimiento policial para retirar el cuerpo de su hijo Pedro Pablo Bohórquez Sornoza, quien murió tras recibir un disparo en el cráneo.

Entre lamentos, la mujer aguardaba en el exterior del hospital del cantón Balzar, provincia del Guayas, a donde fue llevado su vástago de 25 años en el intento por salvarle la vida.

Además de Bohórquez, también le dispararon a Bryan Agustín Intriago Franco (22).

Bohórquez e Intriago, quienes eran ‘panas’ y se dedicaban a la venta de chocolates y botellas de agua en las diferentes calles del Balzar, según sus parientes, habrían sido abordados por unos sujetos que se movilizaban en un automóvil.

Eran alrededor de las 14:40 del jueves 5 de noviembre de 2020, cuando a los jóvenes los embarcaron y llevaron a una zona desolada de la vía al recinto Los Palitos, a dos kilómetros de la vía Perimetral, donde les dispararon y abandonaron.

thumbnail_RETIRO CADAVER DE JUNIOR
Uno de los vendedores fue llevado al hospital, pero nada se pudo hacer.Edgar Romero

El mayor Jennry Mendoza Jácome, jefe encargado del distrito policial, informó que las detonaciones del arma de fuego fueron escuchadas por unos agricultores que a esa hora transitaban en motocicleta por el camino polvoriento.

El uniformado agregó que los moradores reportaron los disparos mediante mensajes en el chat comunitario del distrito. Los agentes que llegaron al predio encontraron a Intriago boca abajo y sin vida, mientras que Bohórquez estaba gravemente herido, por lo que en un patrullero lo trasladaron hasta el hospital de la localidad. Los galenos de turno confirmaron su muerte.

El cadáver del otro vendedor fue llevado por agentes de la Unidad de Criminalística hasta la morgue de Quevedo, en la provincia de Los Ríos.

No tenía enemigos

Con sollozos, Emilia Sornoza Bone indicó que su hijo trabajaba vendiendo agua por los diferentes sectores de la localidad desde los 14 años. El jueves, como todos los días, salió de su casa en el barrio Pajuí, a las 09:00.

thumbnail_MARIA FERNANDA SORNOZA ESPOSA DE INTRIAGO
María Fernanda Sornoza, esposa de Bryan Intriago.Edgar Romero

“A las 16:00, un sargento de la Policía fue a mi hogar a darme esta ingrata noticia”, lamentó la madre y también manifestó que Intriago era compañero de venta de su hijo y “además era nuestro vecino”.

Según la señora, su descendiente no tenía enemigos, era el sustento de su hogar y ayudaba a su hermano menor de 11 años.

En cambio, María Fernanda Sornoza Barre señaló que su “amado” Bryan salió de su domicilio a las 10:30 de ese mismo día y en la tarde le dijeron que había sido asesinado.

Según la mujer, Intriago vendía dulces en la calle desde hace un mes.

A las víctimas, que usualmente laboraban por la calle 9 de Octubre, les dispararon en la cabeza y sus familiares desconocen las razones.

"Se manejan varias hipótesis sobre estos dos asesinatos y junto a la policía seguimos indagando”.

Fiscal Martín Almeida

Realizaron allanamientos

El mayor Mendoza Jácome explicó que a las 14:55 del jueves fueron alertados de la balacera y, según las versiones recabadas, los jóvenes fueron llevados al sitio en un vehículo oscuro.

También informó que hasta la mañana de ayer agentes de la Unidad de Muertes Violentas (Dinased) de El Empalme y Salitre realizaban varios allanamientos para dar con el paradero de los agresores y también confirmaban datos para la identificación del carro usado en este doble crimen.

Aparentemente, a los jóvenes no se les llevaron nada. (ERS)

TE RECOMENDAMOS