Quevedo: Buscaban un teléfono y encontraron bala y muerte
Suscríbete

Exclusivo
Actualidad

Quevedo: Buscaban un teléfono y encontraron bala y muerte

Con más de 10 disparos, sicarios terminaron con la vida de una persona e hirieron de gravedad a su acompañante

bala
La Policía levantó al menos 10 indicios balísticos.Daniel Vite

Con la camiseta de su equipo favorito, el Emelec, será sepultado Willian Antonio Paredes Cueva, de 35 años, quien la tarde del domingo fue victimado en la ciudad de Quevedo.

Este hecho sangriento causó conmoción en los habitantes de la parroquia 7 de Octubre en las calles Cuarta y la F, debido a la ráfaga de disparos que recibió, lo que le costó la vida en el momento.

Paredes, quien es oriundo del cantón El Empalme (Guayas), era conocido por sus amigos como ‘Mecha de Rata’, y el día del atentado viajaba con su amigo, Antonio Ube, quien quedó gravemente herido.

Eran alrededor de las 15:30 del 2 de enero y el ambiente festivo de Año Nuevo todavía se podía notar en las calles de Quevedo, sin embargo, las balas lo cambiaron todo.

Moradores de la zona indicaron que todo fue muy rápido que no le dieron 'chance' a nada a las víctimas del ataque.

‘Mecha de Rata’ y su amigo viajaban en una camioneta de color concho de vino, cuando, al pasar por la calle Cuarta, fueron sorprendidos. Sus verdugos, quienes viajaban en una motocicleta, les dispararon en primera instancia a través del vidrio posterior del carro, cuando se habían estacionado por un momento en la zona.

RELACIONADAS

El vecindario se sorprendió ya que nunca habían visto la camioneta por la zona, por lo que muchos, al escuchar la ráfaga de disparos, buscaron ponerse a buen recaudo para precautelar sus vidas.

Sobrevive a las balas

Los disparos acabaron de forma inmediata con Paredes, quien quedó sentado en el asiento del conductor de la camioneta.

Su acompañante quedó gravemente herido y ensangrentado, por lo que las personas que estaban en el sitio se apuraron a trasladarlo hasta el hospital Sagrado Corazón de Jesús en Quevedo.

La Policía tomó contacto con el sobreviente, quien les contó que junto al ahora occiso había llegado desde El Empalme para recuperar un teléfono de alta gama que se les habían sustraído, y que estaban localizando por medio del rastreo satelital.

Las balas que recibió Ube fueron en la espalda y a la altura del cuello, donde tuvo que ser intervenido de forma inmediata para poder salvarle la vida.

La Policía se encuentra investigando las motivaciones de este ataque, debido a que según el sistema informático de la institución, los dos baleados poseen antecedentes delictivos.

En el lugar del atentado se vivieron escenas de dolor y tristeza por parte de los familiares de las víctimas, quienes se preguntaban el porqué de la agresión.

El fallecido fue llorado incluso por tres mujeres, quienes aseguraban haber mantenido una relación con él, sin embargo, solo una de ellas era la esposa reconocida por la familia.