Denuncia de transfobia en la Basílica del Voto Nacional, en Quito, causa revuelo en las redes

Exclusivo
Actualidad

Denuncia de transfobia en la Basílica del Voto Nacional, en Quito, causa revuelo en las redes

A dos mujeres trans no las dejaron fotografiarse afuera del templo; un vigilante les pidió que se retiraran del lugar. Desde la iglesia dan su versión

4f1aa52b-7aaf-45dc-8c33-ee696a9cbc61
Frank Gómez (de café) junto a sus amigas se fotografían en el templo.Cortesía

Que no dejaran fotografiarse a dos mujeres trans en la Basílica del Voto Nacional, en el centro de Quito, aparentemente por cómo iban vestidas, encendió las redes sociales. Hubo indignación. Rechazo. Y también comentarios a favor de lo ocurrido.

EXTRA contactó a una de las protagonistas para que contara los hechos. Se llama Frank Gómez. Y se llevó un mal recuerdo mientras hacía turismo por la capital. Llegó desde Cuenca el 18 de noviembre pasado porque iba a participar en una marcha transgénero.

Junto a tres personas aprovechó para dar una vuelta por el Centro Histórico, el jueves pasado. “Estábamos caminando. Tomándonos fotos. Turisteando. Y llegamos a la Basílica del Voto Nacional”.

Entraron y se pararon en el patio de la iglesia para tomarse una foto. Ahí apareció una chica para decirles que no podían hacerse selfis. “Pensamos que era una disposición para todas las personas y guardamos el celular”. Poco después se dieron cuenta de que los demás visitantes sí lo hacían.

Gómez y sus acompañantes sacaron el celular. En eso llegó un guardia y les dijo que si querían tomarse fotos debían pedir permiso en la administración. “Era raro porque a dos chicas extranjeras que hacían lo mismo no les dijeron nada. Preguntamos el motivo y nos señaló diciendo que era por la manera en que vestíamos”.

Gómez tenía un top y una falda que le llegaba hasta los tobillos. Otra amiga, también una mujer trans, vestía con blusa y un jean. “No estábamos descubiertas o mostrando piel”, insistió indignada. Fue en ese momento que, asegura, fueron víctimas de un acto de transfobia. Es decir, un ataque de odio por su orientación.

El guardia, quien aseguraba que solamente cumplía órdenes, les pidió que se fueran del sitio, sin dar mayores explicaciones. Pero eso no quedó ahí.

Gómez y sus amigas decidieron difundir el video en redes sociales para mostrar su caso. Dice que no pensó ser víctima de este tipo de situación y menos en la capital.

Ella tiene una fundación en Cuenca que busca visibilizar a las personas transgénero a través del arte. Gómez, además, realiza presentaciones performance y es DJ con el nombre artístico de Diabla Latina.

El video generó una respuesta masiva en las plataformas sociales. Aunque las opiniones están divididas, la mayoría rechaza el acto discriminatorio.

El Consejo de Protección de Derechos del Distrito Metropolitano de Quito emitió un pronunciamiento sobre la violencia de la que fueron víctimas las mujeres trans y se solidarizó con ellas. En el documento se exige a las autoridades nacionales que “prevengan y sancionen” estos actos que atentan contra los derechos. Y se insta a la comunidad religiosa que administra el espacio a que retire cualquier disposición que vulnere los derechos de las personas diversas.

El padre Bernardino Briceño, párroco de la Basílica del Voto Nacional, se refirió al respecto y explicó que todo se debió a un malentendido o fue un error de comunicación y que en ningún momento hubo la intención de discriminar. “Nosotros defendemos los derechos de todas las personas... Todos somos hermanos y somos hijos de Dios”, precisó.

RELACIONADAS

El sacerdote mencionó que el encargado de seguridad pensó que, por la forma en la que las jóvenes estaban vestidas, iban a realizar fotos promocionales de alguna marca y para ello sí se necesita un escrito.

“Los turistas pueden tomarse los retratos que quieran, pero como es un lugar sagrado cuidamos mucho lo que se promociona desde aquí, porque han salido videos con mensajes hasta satánicos”, manifestó.

Briceño agregó que si le hubiera llegado el oficio, “hasta un café nos habríamos tomado”. Finalmente, resaltó que el código de vestimenta que impide que llevar escotes, minifaldas o shorts solo aplica en el templo, no en sus exteriores.