Exclusivo
Actualidad

Recogen dinero para sepultar a Frank

Cuestionan excesiva fuerza de la policía de Miami durante persecución.

Foto de Sistema Granasa
Este camión era conducido por Frank Ordóñez cuando fue tomado como rehén.Foto: Captura de vídeo

“No voy a parar hasta lograr justicia por tu vida, la Policía mató a mi hermano y tiene que rendir cuentas”, escribió Roy Ordóñez en Facebook tras la muerte de su ñaño Frank, conductor de un camión y que fue tomado como rehén por delincuentes que asaltaron una joyería en Miami.

El joven ecuatoriano, de 27 años y padre de dos hijas, perdió la vida en medio de un tiroteo entre agentes y los dos ladrones, la tarde del pasado jueves, acción que ha generado críticas en la comunidad latina.

Roy creó la página GoFundMe (plataforma gratuita para recoger dinero) para ayudar a recaudar fondos para un abogado, los gastos del funeral y para mantener a sus sobrinas de tres y cinco años.

“No merecía morir como murió; solo iba a trabajar para mantener a sus dos hijas que tanto amaba y que ahora se quedan sin padre”, escribió.

El director de la policía de Miami-Dade, Juan Pérez, dijo que los agentes trataron de salvar a Ordóñez y a los civiles cercanos durante la persecución. “Los oficiales trataron de acorralar el vehículo, reducir la velocidad para poder detener el camión allí, y se encontraron con disparos”, dijo Pérez.

Joe Merino, padrastro de Frank, dijo que tenía muchas preguntas sobre la forma en que la policía manejó la situación. “¿Dónde está SWAT (Unidad de Armas y Tácticas Especiales, por sus siglas en inglés)? ¿Dónde está el negociador de rehenes?”.

Pérez indicó que los equipos negociadores estaban en camino. “Idealmente, si hubieran sacado sus manos, no habrían apuntado las armas y disparado a los oficiales, podríamos haber comenzado la negociación”, aseguró el director de la policía. “Teníamos los recursos para comenzar las negociaciones, teníamos a nuestro equipo SWAT allí”.

En la persecución policial reportada desde Miami hasta Miramar terminó con un tiroteo en el que, aparte de Ordóñez y los dos ladrones, también murió el conductor de un automóvil que nada tenía que ver con el hecho.