Exclusivo
Actualidad

Segundo ataque a bala lo mandó a la tumba

Sicariato en barrio La Florita de Manta. Hace nueve años le dieron 7 balazos y sobrevivió. El viernes 9 de abril no pudo escapársele a la ‘huesuda’

sicariato
La policía llegó al sitio del asesinato para iniciar las investigaciones.Alejandro Giler

En abril del año 2012, Miguel Ángel Ozaeta Pico recibió 7 disparos. El hombre jugaba naipes en el barrio La Florita, parroquia Los Esteros, de Manta, provincia de Manabí, cuando fue sorprendido por sicarios.

La víctima pudo sobrevivir a ese atentado, sin embargo, 9 años después, en el mismo barrio, fue blanco de tres impactos de arma de fuego que finalmente acabaron con su vida.

Eran las 08:00 del viernes 9 de abril y, según el relato de familiares, Ozaeta retornaba en una moto de dejar a su esposa en una fábrica procesadora de atún, ubicada a dos cuadras de la vivienda donde residía.

El fiscal Pedro Pihuave, quien tomó procedimiento, explicó que dos sujetos se bajaron de un vehículo tipo camioneta, dispararon contra la humanidad de Miguel y luego huyeron.

“Se trata de una muerte violenta, el cuerpo presenta 3 orificios de bala y raspones en la rodilla porque iba en moto y al ser disparado perdió el equilibrio y cayó en la calzada”, explicó la autoridad judicial.

Los allegados trasladaron al herido a la clínica Los Esteros, con la esperanza de que los galenos le puedan salvar la vida, no obstante, allí solo se confirmó el deceso.

En la escena del crimen, el dolor y el llanto inconsolable de familiares eran evidentes. Ramón Ozaeta, padre de la víctima, lamentó lo sucedido y entre nostalgia dijo que es una familia de gente trabajadora y humilde.

El fiscal informó que el fallecido registra antecedentes penales por robo calificado y tenencia de armas.

Agregó que se investiga si su asesinato tiene relación con lo ocurrido en el 2012.