Exclusivo
Actualidad

Sismo de Guayaquil se sintió en otras provincias

20 minutos antes del simulacro planificado, un sismo de 6,2 grados en la escala de Ritcher sacudió el Puerto Principal.

Imagen los empleados del CNJ salieron de su (24069197)
El sismo se sintió con gran intensidad en Santa Elena, pero no se reportaron daños materiales ni humanos.Joffre Lino

20 minutos antes del simulacro planificado para las 9:00 de este 17 de noviembre de 2017, un sismo de 6,2 grados en la escala de Ritcher sacudió el Puerto Principal. Aunque el epicentro fue Guayaquil, el movimiento telúrico se sintió en otros puntos del país, donde muchos aseguran haberse ‘llevado un susto’, e incluso se evacuaron edificaciones.

El temblor también se sintió en Quito

En la capital también se hizo una invitación para ejecutar un ejercicio de evacuación en el norte de la urbe. Hasta el momento no se han registrado daños materiales en territorio capitalino. Los trabajadores que se encontraban en edificios altos, como son del Servicio de Rentas Internas (SRI) de la Juan León Mera y Roca salieron a la calle para protegerse.

Tremenda sorpresa en La Península

El sismo se sintió con gran intensidad en Santa Elena. Aunque no se reportaron daños materiales ni humanos, el miedo se apoderó de quienes laboran en edificios de más de tres pisos en adelante, como ocurrió en el inmueble donde labora Consejo de la Judicatura (CNJ) en la capital provincial, que fue evacuado.

“Fue rápido, pero muy duro, aquí nos asustamos todos y salimos de inmediato, gracias a Dios no ocurrieron mayores novedades”, dijo Andrea Balseca, funcionaria del CNJ.

En las poblaciones de Manglaralto, Montañita y Olón, el susto fue mayor. “La tierra se movió de durísimo, fue algo terrible, salimos de nuestras casas para estar más seguros”, comentó José Rodríguez, presidente de la asociación Fuerzas Vivas de Montañita.

Juan Antón, de la Secretaria de Gestión de Riesgos de la prefectura de la Península, indicó que, aunque el sismo fue sentido con gran fuerza, no hubo afectaciones.

En esta provincia no hubo suspensión de clases en las escuelas, tampoco se reunió el Comité de Operaciones Emergente (COE).

Susto sin afectaciones en Chimborazo

Según un informe de Secretaría de Gestión de Riesgos zonal 3, el sismo se sintió de moderado a fuerte en los diez cantones de Chimborazo, pero sin afectación a personas o bienes.

“Vivo en el segundo piso, me disponía a desayunar y salí a la calle, por miedo. Pero antes pasó rápido”, manifestó Gladys Aguirre que habita en el segundo piso de un inmueble en el norte de Riobamba. Otras instituciones, como el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) de Chimborazo, evacuaron sus instalaciones, pues cuentan con un sistema de prevención de desastres. “Ante un movimiento telúrico, se enciende una sirena y todos salen a un lugar despejado en orden, fue por protocolos establecidos“, explicó Julio Paredes, comunicador de la entidad.

Imbabureños recordaron la tragedia de 2016

Fueron algunos los imbabureños que sintieron el sismo de Guayaquil, entre ellas Patricia Rojas. A las 08:40, se encontraba de visita en la casa de un familiar en Otavalo. Ella —dijo— estaba sentada sobre el césped cuando sintió un leve mareo. Observó que los cables de luz se movían y se dio cuenta de que se trataba de un movimiento telúrico. Lo primero que recordó —contó— fue el terremoto de abril de 2016. “Creo que aún estamos con esa sensación de lo que sentimos el año pasado”; dijo la joven de 31 años.

Con esa sensación de miedo concuerda el ibarreño Luis López, de 40 años. Él aseguró que vio cuando las cosas de la casa empezaron a moverse pero fue leve y también vino a su mente la tragedia que enlutó al país entero.

Otros, en cambio, se informaron por las redes sociales. Cristian Pabón, de 33 explicó que vio la noticia del temblor en las redes sociales mientras atendía una tienda de abastos de la ciudadela Pilanquí del Instituo Ecuatoriano de Seguridad Social de Ibarra.

Desde el ECU911 Ibarra se informó que no se reportaron novedades en ninguno de los seis cantones. Solo se receptó una llamada en la que pidieron información del evento. Una unidad educativa solicitó información para evacuar a sus estudiantes.

En los Ríos los estudiantes salieron ‘soplados’

Con el primer cimbrón que sintió Ofelia Espinoza, dejó todos sus quehaceres domésticos a medio talle para ir en busca de su hija que estaba en la escuela. La mujer corrió unas tres cuadras para llegar y lo primero que hizo fue tomarla en sus brazos.

El sismo de 6.2 grados que tuvo como epicentro la ciudad de Guayaquil, también se sintió en Babahoyo, provincias de Los Ríos.

En menos de cinco minutos las escuelas y colegios de la localidad lucían abarrotadas de padres de familias. Los menores detallaron que apenas sonó la alarma corrieron al patio para ponerse a buen recaudo.

Gladys López también llegó en busca de sus dos niñas y las encontró llorando. La mujer abrazó a la mayor de sus hijas que quedó en shock después de lo vivido.

En la capital fluminense hubo temor a posibles réplicas por lo que edificios como el de la Fiscalía Provincial, Prefectura y Municipio, evacuaron rápidamente a todo el personal.

Según el reporte del Ecu 911 en Los Ríos no se reportaron daños materiales ni víctimas que lamentar.

Después de media hora todas las actividades se normalizaron hasta culminar el día de labores, únicamente las clases se suspendieron y los estudiantes fueron enviados a casa.

Los universitarios en Quevedo no fueron la excepción

Parte de los alumnos de la Universidad Técnica Estatal de Quevedo (UTEQ), estaban en el tercer piso y buscaron ponerse a buen recaudo.

Julio Amaguaña, alumno del lugar, dijo temer una réplica y que sea más fuerte en la que los coja mal parados.

En varios planteles educativos las clases no se suspendieron y continuaron sus actividades normales.

Una pared de escuela se derrumbó en Cotopaxi

“¡Hay Dios, esto es temblor!”, exclamó asustada Mercedes Espinoza al sentir el movimiento telúrico. Ella hacía fila en una entidad bancaria la mañana de este 17 de noviembre cuando la tierra empezó a moverse en Ambato, provincia de Tungurahua.

A pesar de que el sismo tuvo como epicentro a la región Costa, se sintió con fuerza en algunas ciudades de la Zona Centro.

En la escuela Gabriela Mistral, Moraspungo de Pangua, provincia de Cotopaxi, como consecuencia del sismo una pared del plantel se derrumbó; los estudiantes no podían salir de las aulas porque las puertas estaban cerradas, según reporte del ECU911.

En Ambato, mientras tanto, no se reportaron novedades, pero en las entidades financieras y educativas fueron desalojados de su interior todos sus ocupantes.

La misma precaución se tuvo en Pastaza, donde no hubo consecuencias fatales pero sí mucho pánico.