Exclusivo
Actualidad

Desconcierto en Milagro tras fuerte sismo

A las 09:00 del viernes 17 de noviembre, las imágenes de personas siendo trasladadas en ambulancias correspondían no a un simulacro de sismo sino a escenas reales.

Imagen descarga (2)
Dos personas fueron trasladadas en ambulancia por desmayarse tras el sismo.Álvaro Tumbaco

A las 09:00 del viernes 17 de noviembre, en los exteriores del edificio del Municipio de Milagro, las imágenes de personas siendo trasladadas en ambulancias correspondían no a un simulacro de sismo sino a escenas reales, tras el temblor de 6.2 grados en la escala de Richter registrado en Guayaquil y que se sintió también con fuerza en el hermano cantón guayasense.

Mariana Moreira se encontraba en los exteriores del edificio haciendo fila para hacer pagos en las ventanillas de recaudación, cuando empezó sentir el movimiento telúrico. “Por un momento pensé que se trataba del simulacro pero al instante reaccioné... hubo mucho pánico y miedo, una señora que estaba a lado mío cayó al suelo”, narró desesperada, mientras se agarraba el pecho en señal de susto.

Tras breves minutos de suscitado el sismo, el ambiente en los exteriores del edificio era de pleno desconcierto y sobresalto; funcionarios permanecían en los exteriores y compartían experiencias de lo que acababan de vivir.

Elementos de la Cruz Roja en esos instantes atendían a varias personas, entre niños y adultos, que se mostraban nerviosos. Algunos lloraban mientras que otros tomaban agua.

Milton Calvopiña, elemento de la Cruz Roja, confirmó que dos empleados del Cabildo sufrieron desmayos y fueron trasladados hasta casas hospitalarias para que sean atendidos.

Jhony Alarcón es un obrero que se encontraba en el cuarto piso del edificio del Cabildo revisando los aires acondicionados del inmueble. “Bajamos a toda carrera, fue demasiado fuerte...” narró.

Pasadas las nueve de la mañana el COE cantonal se reunió en el Cabildo para analizar la situación. Entre las medidas adoptadas estuvo la suspensión del simulacro, el mismo que se desarrollará en días posteriores.

Tras el sismo, las instituciones educativas primarias y secundarias del cantón se mostraron abarrotadas de padres de familia que acudieron a retirar a sus hijos por el evidente temor que generó el movimiento de la tierra.

En un comunicado oficial, la Universidad Estatal de Milagro informó de la suspensión de las clases a los alumnos de la sección matutina. En dicha institución de educación superior se realizó un estudio minucioso de sus edificios a cargo de personal especializado, quienes indicaron que el temblor no comprometió las estructuras de los edificios.