Exclusivo
Actualidad

Susana González: "No me gusta que me vistan"

La Prefecta del Guayas comparte su cama con 7 perros. Prefiere usar la tarjeta de crédito para casos específicos y toma a diario una copa de vino

susana
La Prefecta del Guayas duerme con 7 perros.instagram Susana González

Aunque es conocida por su buen gusto para vestir, la prefecta del Guayas, Susana González, cuida que su imagen no sea banalizada. Amante de los vestidos, tampoco duda en ponerse jeans, botas y una blusa cómoda para recorrer los diferentes puntos de la provincia. Siempre con una sonrisa y dispuesta a responder todas las preguntas, se sometió a este confesionario.

Es la cabeza de la provincia. Una mujer que ama los vestidos y siempre anda con el cinturón bien puesto.

No sé si soy la cabeza o el cuerpo, pero sí el corazón de la provincia que late fervientemente.

¿Siempre le late el corazón por todo?

Siempre, siempre. Soy una apasionada de la vida.

Es periodista, pero sobre todo política. Recuerdo que también estuvo en TV.

Hice un coprotagónico en ‘El Ruiseñor de América’, hace algunos años con Teleamazonas. Recuerdo que fue parte de esa experiencia del recorrido del arte escénico que me encanta y que a su vez estudié. Incursionar en la TV era parte de la pasión de comunicar. Y después de eso decidí estudiar periodismo.

No se quedó para protagonizar una novela. Habría sido la Carolina Jaume.

(Risas) No... Yo creo que cada persona tiene su desafío. Amaba desde muy chiquita el arte, el teatro, la música, la pintura y creo que hice todo lo que tenía que hacer en su momento. También fui modelo de marcas y me interesó mucho para vivir el tránsito, pero no para quedarme ahí.

Viste muy bien, parece un maniquí de los que se pueden llevar a un almacén. ¿A dónde le gustaría que la llevaran para adornar una vidriera?

No, yo creo que las mujeres, más que ser un adorno o un florero, somos decididas, tenemos cada día un desafío, estar en una sociedad que nos quiere crear estereotipos. Y no me dejaría llevar a ningún lado, a mí me gusta llevar a la gente.

"Para mí las tarjetas de crédito son una mala palabra, atentan contra la economía familiar y el ahorro".

¿Quién la viste? ¿Tiene algún asesor de imagen?

Sabe, esa es la pregunta del millón. A todo el mundo le interesa saber eso, pero quiero decirle que no. A mí no me gusta que me vistan, porque sería dejarme guiar en algo tan íntimo y personal.

Hablando de vestidos, usted es amiga de la alcaldesa Cynthia Viteri. ¿Se habría puesto el vestido que ella usó el 9 de Octubre?

No le veo el problema al vestido, hubo muchas críticas, cuando el vestido...

Sí, pero mi pregunta es si usted se lo hubiera puesto o le habría hecho un cambio a su estilo.

Cada cual tiene su estilo, Cynthia lo tiene; se comunicó como quería comunicar. Muchas veces, de noche, no uso escote, porque uso mangas y porque soy friolenta. A mí me encanta. Cynthia lució esa noche como quería, y para mí lució maravillosa.

Entonces, ¿sí se lo pondría?

Sí.

Se levanta a las cinco de la mañana. Me cuentan que es energía pura.

(Risas) Una de las preguntas que más se repite en redes y de los mensajes que recibo es: “dígame qué toma”. Tomo la pasión de la vida, lo que significa vivir y el amor de lo que significa servir, son mis dos componentes. Me levanto a las cuatro. De mis abuelos aprendí que hay que aprovechar el tiempo.

Yo sé lo que toma: café pasado.

Me encanta el café pasado.

Me dicen que es su bebida preferida...

Pero, ¿sabe por qué? Porque mi mamá desde los dos años nos da a todos los hijos, y a sus nietos, café. Somos seis hermanos y tiene 27 nietos, y a todos les enseña desde pequeños a tomar café. Una de las cosas que debemos recuperar es volver a tomar café pasado.

Está casada con un español.

Pero digo que más que español es ciudadano del mundo.

Le mete a su pobre esposo bolón con jamón serrano.

¡Claro! Es que yo logré un nuevo bolón, a la mediterránea. Se lo preparo con aceite de oliva, le pongo cebolla, harto ajo y en vez de cerdo le agrego el jamón serrano, para que sienta que lo traen de la tierra de él. Créame que no extraña España y ama Ecuador.

Con esa receta, facilito tumba un par de locales que venden bolón.

(Risas) Bueno, se trata de sumar más. Disfruto la cocina, pero no tengo tiempo de cocinar tanto. Los domingos para mí es el lugar de encuentro. Si me pregunta cuál de todos los lugares de la casa es el que nos representa casi a la mayoría, nuestro sentir, nuestros sueños, anhelos y recuerdos, es la cocina.

Sé que come sanito.

Mucho espárrago, desde el desayuno. Ayudé a que mi marido baje de peso poniéndole en la dieta de 8 a 12 espárragos. Yo como en todos lados. Creo en el balance nutricional, en poder comer vegetales y combinar los hidratos de carbono. Amo el verde y el maduro y puedo comerme cuatro al día con un pedazo de queso. Evito el exceso de harinas procesadas. Soy buen diente. Como bien.

En su cartera guarda dos celulares, el cargador, el iPad y el monedero.

Pero también guardo siempre un libro.

Exacto, incluso mandó a ver unos libros a España, y sus perros, o sea sus hijos, se los comieron.

Se los comieron los bandidos, sobre todo porque tengo dos cachorros que están en la etapa de la inquietud y todo lo que huele a ti se lo llevan y lo destruyen; pero es como una forma de abrazarte. Detecté cuál había sido porque dije: “El que agache la cabeza es el responsable”, y fue Bella, la más chiquita. Es la engreída de mi esposo. Él lo celebró y me dijo que los compraba de nuevo, pero que no le haga nada a la ‘niña’.

Tiene 15 años como política. ¿A dónde quiere llegar? ¿Se ha visualizado como presidenta de la nación?

No. Yo inicio mi carrera saliendo de la maestría en el Instituto de Diplomacia. Y a pedido de mis maestros paso a ser viceministra de Comercio Exterior en el gobierno de Alfredo Palacio. Esa experiencia pública me permitió tomar decisiones hacia dónde construir. Hablar ahora de mí sería egoísta, solo sé a dónde quiero llevar a la provincia y a los guayasenses.

Organizada con los gastos

Cuida mucho sus finanzas y las tarjetas de crédito las usa solo para casos específicos.

Para mí las tarjetas de crédito son una mala palabra, atentan contra la economía familiar y el ahorro.

¿Es súper austera?

Mire, yo lo que hago es enseñarles a mis amigas a que tengan mesadas, y todas saltan, porque para poder llevar adelante buenas finanzas debemos crear buen ahorro. No soporto cuando sacan su tarjeta para pagar. ¿Dónde está el ahorro de la semana para que puedan usar la mesada?

Es bastante organizada con los gastos.

La verdad es que sí, desde chiquita. Yo trabajé desde los 13. Estaba en segundo año de colegio y decidí ir a donde unos amigos de mi familia que tenían una empresa y desde ahí no he parado de trabajar.

Por cierto, ¿qué guarda en su escritorio? ¿Es de doble fondo?

¡Noooo! Tengo tal desapego por los escritorios institucionales que no guardo nada. Da la casualidad que el escritorio es el mismo que encontré, no lo he cambiado. Lo que sí compré fue una silla que la muevo a mi gusto. Los políticos o administradores temporales no deben tener papeles, todo debe estar en el sistema.

Pero algo debe de tener guardado en los cajones.

Nada, nada. Pero cada día voy descubriendo que en el Ecuador entero hay muchos tipos de bebidas maravillosas y deliciosas. En el Azuay hay tequila; en la Amazonía, licor de pitahaya; en Nobol, licor de ciruela... y te van llevando la botellita, así que tengo a un lado de la oficina todos los tragos emblemáticos del país. Todos los días, sin ningún tipo de vergüenza, procuro tomarme una copa de vino.

jorge

Jorge Heredia: "No seré candidato a la asamblea"

Leer más

  • Rapiditas

¿Perros o gatos?
Perros, pero adoro todos los animales.
¿Asamblea o Prefectura?
Jamás volvería a la Asamblea.
¿Vestido o pantalón?
No tengo problemas. Para tomar decisiones no necesito ponerme pantalón. Amo el vestido. También amo los shorts y camisetas.
¿También muestra las piernas?
Pero sin ningún reparo. Soy una mujer sin prejuicios. La mujer tiene derecho a vestirse como quiera y como le dé la gana.
¿Efectivo o tarjeta de crédito?
Efectivo, pero siempre racionando. Por eso tengo en la Prefectura una política de austeridad, por eso en cuatro meses no hemos gastado un solo centavo en publicidad. Se reordenaron las finanzas.
¿Café o chocolate?
¡Uy!, me la puso complicada. Me quedo con el café.

  • ​Más de ella...
Guayaquileña de 47 años.

Fue concejala del Municipio de Guayaquil.

Ocupó una curul como asambleísta.

En su oficina particular tiene tres canes rescatados.

Maneja un refugio donde alberga solo a perras en estado de gestación.​
TE RECOMENDAMOS