Exclusivo
Actualidad

¡Sexo oral o mueres!

El procesado del hecho es un venezolano que la obligó a satisfacerlo. ¡Mientras conducía perpetraba el delito!

Foto de Sistema Granasa
La joven, de 21 años, relató los amargos momentos que vivió la noche del 23 de octubre. Tres días después denunció el hecho en la Fiscalía del Guayas.

Los momentos felices que Karina (nombre protegido) disfrutó junto con sus amigos se borraron para siempre por la violación de la que fue víctima el pasado 23 de octubre, al parecer, por cuenta de un sujeto que hacía carreras a través de una aplicación telefónica.

Con su voz entrecortada, la joven, de 21 años, rememoró cómo transcurrieron los minutos más amargos de su vida. Hecho por el cual se inculpa al venezolano Egill Aponte, de 36 años.

“Estaba en una reunión en la casa de una amiga cuando solicité un servicio de taxi a una empresa (aplicación)... Cuando llegó me hizo señas para que me subiera al carro”, contó.

Su afán era llegar a su casa, en una urbanización de la vía La Aurora-Daule, pero el taxista tomó por la Francisco de Orellana y ahí hasta Pascuales. Fingiendo que iba a mostrarle la aplicación, sacó un arma de fuego y la apuntó. Su acción estuvo acompañada de estas palabras: “Si intentas escapar te disparo”.

Le quitó el celular y sus pertenencias. Este era el inició de su calvario. Luego de hablar por teléfono con otros individuos, le dijo: “Me acaban de dar la orden de matarte... ¿tú qué vas a hacer para que no lo haga?”. A lo que, según la joven, contestó: “No puedo hacer nada, no tengo más dinero...”.

“Entonces hazme el mejor sexo oral que puedas hacer en tu vida”, le indicó.

“Me agarró del cabello y me bajó a sus piernas; ya estaba sin pantalón e introdujo sus manos en mis genitales, todo mientras conducía”, relató.

Para poner fin a su malévola acción le advirtió que tenía su cédula y que conocía dónde vivía y estudiaba. “Si llego a ver en la página de la Función Judicial mi nombre te mató”, le advirtió.

La chica fue abandonada en un parque de la ciudadela Guayacanes. Ella reconoce que la intención del extranjero era violarla, pues en su poder tenía varios condones. Para evitar que su desgracia fuera aún peor le dijo que era portadora de VIH y herpes.

El fiscal de la Unidad de Violencia de Género, César Suárez, indicó que al sospechoso se le hizo un examen corporal porque la denunciante detalla en su versión que cuando la obligó a hacerle sexo oral se percató de la presencia de un lunar en sus partes íntimas. “En un informe realizado por la perito se identifica que efectivamente tiene dos lunares de un costado y cuatro del otro, en total seis”, explicó el fiscal.

El funcionario judicial dijo que esto, además del reconocimiento de la víctima y de la versión de una testigo, son indicios para que la Fiscalía formule cargos al implicado.

Suárez indicó que se dispuso la ubicación del vehículo, un Chevrolet Aveo, en que se cometió el hecho.

El fiscal señaló que Aponte se encuentra en el país desde enero de este año; sin embargo la general Tannya Varela, jefa de la Zona 8 de Policía, informó que el implicado llegó a Ecuador hace dos años y desde hace dos meses reside en Guayaquil y labora para una compañía de taxis que presta servicio a través de un aplicativo telefónico.

Recomendación

Pedir nombre del conductor y placa del carro

La general Varela recomendó a la ciudadanía, especialmente a los jóvenes que hacen uso de taxis a través de aplicativos telefónicos, que es importante, como norma de seguridad, que se solicite el nombre del conductor, la placa del carro y características del vehículo que lo van a transportar, “caso contrario si la empresa no quiere proporcionar los datos solo agradecer el servicio”, sostuvo la jefa policial.

También dijo que hay que tomar en consideración que atentar contra la honra de una mujer no es un delito cualquiera y hay que tomar en cuenta el trauma psicológico que puede vivir esta persona.

Según la jefa de la Zona 8, en lo que va del año es el primer caso de delito sexual que registra la Policía.