Exclusivo
Actualidad

Un comunero resultó herido tras intentar sofocar un incendio forestal en Molleturo

Un comunero resultó herido de gravedad cuando acudía a ayudar a apagar un incendio forestal.

Imagen AZUAY INCENDIOS FORESTALES EN MOLLET (21622529)
Incendio forestal en MolleturoJaime Marín

Un comunero resultó herido de gravedad cuando acudía a ayudar a apagar un incendio forestal. José Muñoz, de 25 años, está en estado de observación en el hospital Vicente Corral Moscoso, de Cuenca.

Cristóbal Chuñir, miembro de la junta parroquial de Molleturo, dijo que el joven fue golpeado por una piedra que cayó desde lo alto de la ladera, cuando el hombre subía con un batefuego para sumarse a los nativos y bomberos a la labor de control de un incendio forestal que amenazaba con destruir dos viviendas.

El percance ocurrió la tarde del martes 8 de noviembre en la localidad de San José de Huigra, en la parroquia azuaya de Molleturo. El lugar está cerca de donde el pasado 2 de noviembre fallecieron dos conscriptos tras volcarse un vehículo militar que trasladaba personal para apoyar a apagar un incendio forestal en Santa Teresita, de Molleturo.

Según el dirigente Chuñir, en esa parroquia se reactivaron los incendios forestales en zonas que ya fueron intervenidas por los bomberos por la presencia de nuevas quemas en otros sectores. Calificó de preocupante la situación, porque las quemas se incrementan y la capacidad de respuesta de los socorristas no alcanza para sofocar el fuego que se expande consumiendo extensas áreas de bosques nativos.

Uno de los incendios de mayores proporciones se registra en el sitio del Arquillo. Hasta la mañana de este miércoles 9 de noviembre seguía activo, pese al esfuerzo de los comuneros por apagar las llamas.

Además, se volvió a activar una quema en el kilómetro 81 de la vía Cuenca-Molleturo-El Empalme, también en San Pedro de Yumate y en San José de Huigra. Los comuneros calculan que van más de 100 hectáreas arrasadas por el fuego y temen que el número se incremente porque las quemas no se pueden controlar.

Según la Secretaría de Gestión de Riesgos, en lo que va del 2016, se contabilizan 1.397,90 hectáreas de bosque nativo destruidas, por efectos del fuego.