Belén Bonnard: “Al niño no se lo corrige con golpes”

Exclusivo
Buena Vida

Belén Bonnard: “Al niño no se lo corrige con golpes”

Sin proponérselo, la psicóloga guayaquileña se convirtió en una mamá instagrammer que guía a otras madres.

Belén Bonnard
Tiene 30 años y está casada con Marco Hidalgo.Gerardo Menoscal

Sin proponérselo, Belén Bonnard, psicóloga clínica de 30 años, se ha convertido en influencer de Instagram, red social donde cuenta con cerca de 92.000 seguidores, la mayoría de ellos, madres de familia. En ella, la especialista en educación de disciplina positiva y sueño infantil, es una guía en todo lo relacionado a la maternidad y los niños.

Junto a su esposo, Marco Hidalgo, disfruta de sus pequeños, Juan Sebastián, de dos años y Ana Victoria, 7 meses, quien tiene Síndrome de Down. Detalles como estos, son los que revela Belén en su Instagram, donde incluso cuenta con auspiciantes.

Hablar de la maternidad en redes sociales se ha convertido en su hábito. Los consejos de esta joven guayaquileña van desde promover los sueños saludables, una buena alimentación para la relajación de los infantes hasta cómo establecer horarios adecuados para siestas.

Estas recomendaciones las comparte dentro de su programa en la red, denominado ‘Happy Babies, Happy Moms’. Además, comparte experiencias, dudas sobre sus hijos, trucos para el día a día y productos que sirven de ayuda. En la comodidad de su casa respondió a varias preguntas.

Todo lo tiene organizado. En especial el horario de sus hijos. Esta producción se dio mientras Juan Sebastián disfrutaba de los juegos del parque y Ana Victoria hacía la siesta.

Belén ¿eres una mamá instagrammer?

En Instagram se refleja parte de mi trabajo, empecé a redactar y a pensar en contenido de ayuda y muchas mamás se engancharon.

¿Cómo planificas tu contenido?

Los post son serios, ahí sale mi lado formal, en cambio en mis historias plasmo mi día a día.

Ana victoria, -su segunda hija- de 7 meses y síndrome de down, es famosa en tu Instagram...

¡Ana Victoria es la sensación de mi Instagram! Si hago un live de disciplina positiva se conectan 700 personas, de rutinas de sueño 500 y cuando se trata de Ana Victoria sobrepasamos los 1.000.

¿En algún momento tu pareja te ha pedido que dejes a un lado el celular?

Es parte de mi trabajo. Mi cuenta de Instagram es mi pantalla publicitaria, por lo general hago contenido cuando Marco está trabajando o grabo, tomo fotos para subirlas después.

De las correcciones antiguas ¿qué eliminarías?

La violencia es la más grave. Al niño no se lo corrige con golpes ni con gritos. Te pregunto, ¿gritarías a una amiga porque regó la copa de vino en la alfombra?, creo que no. Debemos reconocer que el desarrollo intelectual y emocional del niño es menor, y también debemos respetarlo. Si como mamá, el ser que más lo ama, le gritó, vendrá otra persona y hará lo mismo, entonces el pequeño creerá que es normal.

¿Qué haces cuando pierdes la paciencia?

Te soy honesta, soy humana de carne y hueso, también pierdo la paciencia, respiro y me digo a mí misma, ‘me puedo controlar y él no se puede controlar’. Mi misión es de educar de manera respetuosa.

¿Cómo actúas ante los comentarios mal intencionados?

Aprendí a bloquear más rápido. En tono agresivo nunca se aprende. Por un comentario malo hay cinco mil buenos hasta algunos tienen tinte de humor.

¿A qué le tienes miedo?

A los desastres y a la muerte repentina.

Trabajas también con adultos mayores ¿qué semejanza hay con el comportamiento de un niño?

Estoy en contra de que al adulto mayor se lo considere como un niño más por su dependencia. Un niño no sabe nada de la vida, en cambio un adulto sí, tiene su historia. No hay que infantilizarlos. A tu hijo le puedes decir, ‘te llevo al baño’, porque podrías cargarlo, a un adulto mayor debes decirle ‘te acompaño al baño’ seguramente no podrás llevarlo en tus brazos.

También dijo:

* Mi corazón vibra por los adultos mayores.

* La disciplina es un tema que me apasiona.

* No me sentí una mala madre por decidir no dar de lactar. No me sentí juzgada.

* Debemos cuidar el espacio en pareja, la casa no gira en torno a los bebés.

* Todo madre de familia debería estar informada, más allá de lo que diga el médico.