Mantén tu zona v limpia y fresca

Exclusivo
Buena Vida

Mantén tu zona v limpia y fresca

Hay muchos factores que cambian el olor de la zona genital femenina, para evitar situaciones incómodas toma nota de estos consejos.

Foto de Sistema Granasa
Hay muchos factores que cambian el olor de la zona genital femenina, para evitar situaciones incómodas toma nota de estos consejos.Archivo

Son muchos los factores, como el calor, el ciclo menstrual, el estrés, entre otros, que obligan a una mujer a ser cuidadosa con su higiene íntima. Por eso para evitar situaciones incómodas como malos olores y posibles infecciones hay algunos hábitos que se deben respetar.

Evita la humedad

Para que una vagina esté siempre fresca y huela bien, el paso más importante es asearla por lo menos dos veces al día. Es preferible hacerlo con jabón neutro y sin olor o un jabón íntimo con un pH neutro.

Para el ginecólogo, Dr. Miguel Salamea, con 30 años de experiencia y miembro de la sociedad de colposcopía, el aseo debe ir acompañado de un buen secado, ya que es la humedad la que produce el mal olor.

“Si no hay un buen secado, la humedad producirá mal olor, tan simple como eso. Lamentablemente vivimos apurados con el reloj, pero si fuéramos más responsables con nuestra higiene entenderíamos que el secado es importantísimo”, explicó el médico.

Usa prendas de algodón

Luego del aseo completo, es indispensable el uso de ropa interior apropiada. Es preferible usar prendas de algodón en lugar de texturas sintéticas. Trata de usar ese tipo de lencería (randas, seda, licra) solo para algún momento especial. Recuerda que la ropa interior de algodón también puede ser sexy. Lava tus interiores con detergente que no contenga colorantes ni aromas. No los acumules, lávalos mientras te estás bañando.

No la perfumes

Jamás utilices perfume en tu su zona V, ya que en lugar de que huela bien estás provocando el efecto contrario. El motivo es que el alcohol y cualquier perfume sintético puede empeorar el olor vaginal y cambiar el pH. Olerá bien por un momento, pero la transpiración será tu peor enemiga. Además, los químicos te harán propensa a alguna infección.

“El órgano genital femenino siempre va a tener su olor característico, a vulva o a vagina. Al usar alguna sustancia química no se sabe si la va a irritar, tengo pacientes que llegan con su área genital incendiada por la reacción alérgica del fármaco usado. Hay que entender que la vagina tiene un pH, ese es otro problema, que se asean con cualquier cosa que le dice la vecina”, indicó el ginecólogo.

Cuando se es joven el pH es uno, pero conforme va avanzando la edad y se acerca a la menopausia, el pH va cambiando, por eso siempre el médico recetará uno de acuerdo con la edad y que no le altere la parte fisiológica.

“Cuando esto ocurre los hongos son los primeros que van a vivir y a proliferar, lo mismo sucede si el aseo es con algo muy alcalino. Ahí van a proliferar las bacterias, el fármaco con pH es de acuerdo con su edad”, aconsejó Salamea.

Cuidado con lo que comes

Por si no lo sabías lo que comes también puede afectar el olor de tu vagina. Hay alimentos que alteran el pH del órgano femenino. “Por ejemplo, los lácteos”, aseguró el experto.

Hay otros que producen flatulencias, mientras que los espárragos, el ajo y la cebolla harán que huela mal. Las almendras, miel y las frutas como piñas, uvas, arándanos, sandía, le favorecerán a tu zona genital. Beber mucha agua también le hará bien.

Depilarla, ¿sí o no?

El vello púbico tiene olor, eso es indudable, por eso muchas mujeres prefieren depilarse. Unas lo hacen por completo porque dicen sentirse más frescas y limpias, otras en cambio, prefieren solo recortar el exceso. Sin embargo, esta acción ha traído debates, ya que el vello púbico tiene una razón de estar en esa zona y es la de proteger la vagina de bacterias e infecciones.

El médico consultado es uno de los que no recomienda la depilación. “Porque se ha demostrado que las personas que se rasuran tienen mayor riesgo y alto porcentaje de tener enfermedades de transmisión sexual. El vello pubiano es un mecanismo de defensa que evita, al momento del acto sexual, el roce y la laceración de los tejidos y al carecer de vellos penetrarán bacterias y virus”.