Exclusivo
Buena Vida

Cómo sobrevivir a la Navidad después del divorcio

Es tiempo de pasarla en familia, pero ¿qué ocurre cuando se ha vivido un divorcio y hay hijos de por medio? Lee esta nota y ten unas felices fiestas.

Imagen divorcio

Patricia se divorció hace unos meses. Su relación con el padre de sus dos hijos no era buena, sin embargo ella no permite que esta afecte el vínculo de sus pequeños con su progenitor, pues ella prioriza la salud emocional de sus niños y en esta Navidad acordó con él qué harán para que ambos disfruten de sus hijos.

Es que la comunicación, acuerdos y cumplimientos son básicos, anota el psicólogo Marcos Morán, quien afirma que cada vez hay más casos de familias ensambladas o de padres separados, situación que se torna compleja o inestable porque los vástagos que ya no pasarán las festividades con la familia nuclear, sino con la nueva pareja de sus progenitores; o si se ha quedado solo/a, con la familia monoparental (ellos y uno de sus padres).

¿Cómo regalarles a sus hijos una feliz Navidad?

Poniendo en práctica las recomendaciones que dos psicólogos clínicos y una consejera familiar a continuación.

1. Nunca veas ni trates a tu hijo como si fuera una pertenencia, eso solo lo lastimará. Él no es un botín por el cual pelear con su progenitor, sugiere la psicóloga Gía Mosquera.

2. Los acuerdos son importantes, no el autoritarismo que implica dolor y destrucción familiar, señala Toyi Espín, consejera familiar.

3. Anímalo para que disfrute estos días con la otra familia. Hazle saber que estarás bien, que su alegría te satisface.

4. Definir con tiempo con quién pasarán los hijos y comunicarlo pronto es lo más sano, así lo asimilarán mejor. Si lo hace a última hora, se crearán tensiones y malestar, indica el psicólogo Marcos Morán. Que los padres lleguen a acuerdos, sin incluir a los hijos en la discusión. Hacerlo sería como presionarlos a elegir entre uno y otro y eso es doloroso, porque podría pensar que su opción defrauda al otro padre, precisa Mosquera.

5. Deja que tu hijo hable por teléfono con el progenitor que no estará con él en las fiestas, que lo llame a desearle buenos deseos.

6. Si pasa sin tus hijos, no te quedes solo, sino con otros miembros de la familia, como hermanos, etc.

7. Si eres un padre que comparte poco tiempo con sus hijos, no los llenes de regalos. Sal con ellos, juega, conversa y descubre sus gustos y emociones.

8. Evita críticas o comentarios negativos sobre el otro progenitor o su familia, incluso de la nueva pareja. Tampoco es recomendable decir cosas como “Conmigo la pasarás mejor”. No es una competencia. Decirlo puede hacer que el menor se sienta culpable o se confunda, advierte Mosquera.

¿Para quién es más difícil?

Cuando se vive un divorcio, a quien más le cuesta asimilarlo es al adolescente, dice Morán, pues ha tenido más vínculos afectivos con sus progenitores. Esto crea una crisis emocional que puede llevarlo al desánimo, desvalorizaciones, etc.; sin olvidar que los niños tienen un grado de afectación, pero la no convivencia por un periodo de tiempo mayor hace que reduzca el dolor de la separación de sus padres.