Exclusivo
Buena Vida

‘Sexting’: sus motivaciones van más allá de los desnudos

El ‘Sexting’ consiste en el intercambio mensajes sexuales, fotografías o videos por medio de teléfonos o tablets.

Imagen sexting 2
Aunque muchos podrían considerarla como una actividad meramente de ‘cachondeo’, esta parece tener otras motivaciones que van más allá de lo sexual.Internet

El ‘sexting’ —que consiste en el intercambio de mensajes sexuales, fotografías o videos por medio de móviles— es una práctica común entre las parejas sentimentales o sexuales.

Aunque muchos podrían considerarla como una actividad meramente de ‘cachondeo’, esta parece tener otras motivaciones que van más allá de lo sexual.

Un estudio de la Universidad de Arizona, realizado por la estudiante de sociología Morgan Johnstonbaugh, trató de hallar las causas más profundas detrás de la práctica. La prueba contó con la participación de más de 1.000 estudiantes, de 20 años promedio, de 7 universidades distintas, quienes respondieron una encuesta en línea.

La investigadora halló dos motivaciones principales detrás del ‘sexteo’:

- Presión externa para compartir

- Deseo de empoderamiento

En otras palabras, una de las principales razones es aumentar su confianza enviando desnudos o compartiendo contenido sexual con su pareja.

Satisfacer al que recibe

En la encuesta se pidió a los participantes que describieran la última vez que enviaron una fotografía de ellos desnudos o semidesnudos a otra persona.

Además, se les consultó por qué compartieron la foto, acompañado de una lista de 23 posibles razones, de las cuales podían elegir tantas o tan pocas como quisieran.

La razón más común para enviar un desnudo o semidesnudo fue para ‘encender’ al que la recibe. Las mujeres alcanzaron un 73 % y los hombres 67 %. Asimismo, el 40 % de las mujeres y hombres respondieron que enviaron una foto para satisfacer la solicitud del destinatario.

Doble estándar sexual

Analizando las respuestas, Johnstonbaugh descubrió además que las probabilidades de decir que enviaban imágenes sexualmente explícitas eran cuatro veces más altas para las mujeres que para los hombres.

Las razones eran para evitar que el receptor perdiera interés o para que el que la recibe no mire imágenes de otros. Según la investigadora, esto puede apuntar a un doble estándar sexual persistente que podría ser desalentador para las mujeres.

“Esta idea que se perpetúa en la sociedad de que los hombres tienen deseos incontrolables y voraces, mientras que las mujeres son capaces de tomar decisiones morales y actuar como guardianes de la actividad sexual, (ellas) pueden sentirse presionadas para compartir imágenes con sus novios para mantenerlos interesados o para satisfacer su apetito”.

Una forma de empoderamiento para ellas

Las probabilidades también fueron cuatro veces mayores para las mujeres respecto al empoderamiento que sentían al enviar desnudos.

“Las mujeres pueden encontrar que el sexting es realmente estimulante porque puedes crear un espacio donde te sientas segura expresando tu sexualidad y explorando tu cuerpo”, dijo la investigadora.

Del mismo modo, ellas tuvieron doble de probabilidades que los hombres de decir que enviaban esas imágenes para aumentar su confianza.

Para Johnstonbaugh, no era raro que las mujeres encuestadas seleccionaran tanto razones motivadoras como no motivadoras para el sexting, y acotó que esto “demuestra cuán complejas pueden ser sus motivaciones”.

“El hecho de que las mujeres sean más propensas a sentirse empoderadas y carentes de poder, resalta el hecho de que tienen más que ganar de una interacción potencialmente beneficiosa, pero también tienen más que perder”, explicó.

Al concluir su reporte, la académica resaltó que su investigación tenía como objetivo “desenredar las presiones que experimentan los jóvenes y comprender mejor por qué están enviando estas imágenes y qué beneficios potenciales podrían estar esperando”.