Exclusivo
Buena Vida

8 trucos para alargar la vida de tu batería

¿Tu teléfono no alcanza el fin de tu jornada? Te explicamos cómo exprimir esos últimos minutos de carga.

Imagen 23885408

Lo único que tenemos claro sobre las baterías de nuestros teléfonos inteligentes es que, por más que avanza la industria y por más características novedosas que presenten los fabricantes de ‘smartphones’, siguen siendo todo un quebradero de cabeza para los usuarios.

No suelen durar más de 24 horas sin visitar el enchufe más cercano... pero en esta parte también tiene mucho que ver el usuario. Por ejemplo, al dejar corriendo apps que no se están usando o al activar la red wifi cuando no hay una red cerca. Te contamos los errores que cometes y debes evitar.

Apaga el Wifi.

¿15 % de batería? Esta receta desconectará automáticamente la búsqueda de redes wifi de tu móvil. Se trata de una de las acciones que más energía consumen en un ‘smartphone’ (sobre todo cuando no hay ninguna cerca), así que nada mejor cancelar la búsqueda cuando sea necesario.

Silencia el equipo.

Más allá de ese agónico momento en que el móvil empieza a advertir la falta de carga, es posible ir ahorrando algo de batería en ciertos momentos del día. Por ejemplo, silenciar el móvil si vamos a dormir o si estamos en el trabajo, permite alargar la autonomía de nuestro teléfono.

Busca ayuda extra.

No te darán por muerto si apagas el teléfono y, además, puedes advertirles de que es mejor que no te llamen ni te escriban para ahorrar algo de batería: cada vez que se llegue a ese famoso e impopular 15 %. Puedes comunicarlo en tu estado de Whatsapp.

Desconéctate de la red.

De la misma forma que es posible desactivar el wifi cuando queda poca batería, apagar la búsqueda de una red a la que conectarse una vez que salgamos de casa también ayuda. Si se desactiva automáticamente cada vez que nos alejemos de ese punto, alargaremos la duración de la vida diaria del equipo.

Déjalo descansar.

Si ese instante de carga se prevé demasiado corto para todo lo que tu móvil necesitaría para aguantar una sesión intensa de uso, no malgastes batería mientras está enchufado. Para empezar, no lo uses y automáticamente ponlo en silencio cada vez que esté alimentando su escasa batería.

Apaga el Bluetooth.

Mientras cargas tu teléfono, lo mejor es que el dispositivo haga lo menos posible para que aproveche al máximo ese rato de conexión a la red eléctrica. Puede que tu reloj inteligente o tu parlante se queden huérfanos durante un rato, pero por un poco más de vida de la batería vale ese sacrificio.

Lleva un control.

Si bien esta receta no te servirá directamente para ahorrar energía, sí que podrás monitorizarla y saber cómo evolucionan las necesidades energéticas de tu móvil. Aunque lo más probable es que la simple observación te alerte del empeoramiento de la salud de la batería.

Agota los recursos.

Investiga los diferentes modos de energía que tiene tu ‘smartphone’. A la hora de usarlo, baja el nivel de brillo de la pantalla si crees que puedes trabajar bien sin necesidad de tanta luz. A la vez, si no estás usando el GPS, apágalo.