Relaciones abiertas: tener sexo con otros con la venia de la pareja

Exclusivo
Cuerpeo

Relaciones abiertas: tener sexo con otros con la venia de la pareja

En este tipo de noviazgo, no se asume una monogamia sexual. Es decir, los integrantes de la pareja pueden tener sexo con terceras personas, mas no compartir afectos o tiempo que no implique el ‘cuerpeo’.

relaciones
Las personas involucradas en las relaciones abiertas, deben conocer la situación.Tomada de internet

Cuando se piensa en una ‘relación seria’, normalmente esto se lo liga a la fidelidad. Y a la fidelidad, a su vez, se la enlaza con tener sexo con esa persona a la que se ha elegido para ser novios, enamorados o esposos. Al menos, eso es lo que aplica culturalmente a la mayoría en el país.

Sin embargo, para la psicóloga clínica y sexóloga Karen Estrella, puede haber una relación formal o seria en la que el sexo no sea una exclusividad de sus integrantes. “Generalmente, cuando una pareja inicia, no se habla de la relación que se quiere tener. Se asume, desde nuestro constructo social, que las relaciones deben ser monogámicas”, comentó.

depilación

Los vellos púbicos benefician el sexo

Leer más

Sin embargo, añade que en la práctica esto no siempre se ejecuta y es así que se dan infidelidades, que pueden causar conflictos. Indicó que hay personas que no están de acuerdo con esta ‘norma’ y prefieren hablar sobre ello y elegir entre una relación abierta o una relación poliamorosa, que no es lo mismo, aclara.

Para la profesional, todo tipo de relación, mientras las partes estén de acuerdo, es válido. Señala que la relación abierta es aquella en la que la pareja comparte sentimientos profundos exclusivos, es decir, el enamoramiento y el día a día se los destina exclusivamente a la pareja, pero pueden tener sexo con alguien más.

En cambio, una relación poliamorosa es en la que no hay exclusividad física ni sentimental.

“Cuando ya existe el acuerdo de tener una relación abierta, lo adecuado es que esto sea normado. Porque en este tipo de acuerdos también hay exclusividad. Por ejemplo, si alguno comparte más de la cuenta con un tercero”, añade.

Estrella apuntó que es importante poner límites; por ejemplo, con quién se puede o no tener sexo, cuándo y dónde.

La sexóloga insiste en que la normativa a aplicarse dependerá de la pareja, porque habrá quien quiera detalles de lo que ocurre con terceras personas y otros que no quieran detalles.

“Otro punto importante que vale en el intercambio sexual tiene que ver con la protección y el intercambio de fluidos. Hay quienes eligen usar protección para evitar el riesgo de enfermedades de transmisión sexual y eso debe respetarse. Independientemente de lo que se escoja, siempre es importante usar protección”, dijo.

  1. Para poder comenzar con esta nueva etapa o formato de la relación es indispensable que la pareja mantenga un vínculo fuerte, que la relación funcione bien y que exista confianza en el otro y seguridad por parte de ambos integrantes.
  2. Si uno de los dos integrantes de la pareja propone comenzar una relación abierta, el otro no tiene que aceptar por simple compromiso, o por miedo a que la relación acabe si no se acepta.
  3.  Como en cualquier otro tipo de relación, es necesario que la pareja llegue a un consenso sobre lo que está permitido y lo que no. El establecimiento de normas y límites evitará los malentendidos y las confusiones, además de aportar seguridad y confianza.
  4. Si los celos no son nada recomendables en las relaciones de pareja convencionales, en las relaciones abiertas no tienen ningún sentido.
  5. El hecho de pasar tiempo con otras personas no debe suponer el descuido de la relación de pareja. Para poder mantener este tipo de relación en el tiempo, es necesario proteger y cuidar la conexión día a día.