Exclusivo
Deportes

Arias dejó el silencio: “Si hubiese pensado que otro lo podía hacer mejor, me hubiese ido”

Alfredo Arias ganó su primera etapa al mando de Emelec, luego de tres intentos en un año y medio sentado en el banquillo azul.

_ERM0384.JPG
Emelec venció a Guayaquil City este sábado 2 de diciembre.Gerardo Menoscal / Extra

Alfredo Arias ganó su primera etapa al mando de Emelec, luego de tres intentos en un año y medio sentado en el banquillo azul.

Tuvieron que pasar 73 partidos para que el estratega charrúa pueda ver consolidada su idea en el plantel azul, que hoy le regaló la conquista del semestre con un excelso 2-0 ante Guayaquil City. En el camino pasaron muchas cosas desde que el timonel de 59 años agarró al equipo eléctrico.

El debut fue amargo para Arias. Fue un 26 de junio del año pasado, con una derrota local de 1-2 en Portoviejo. Hoy la cosa es diferente. Su equipo juega como él quiere y lucen como los mejores anfitriones de la etapa, manteniéndose invictos en su fortín, el Capwell.

Antes de agarrar su mejor forma, Alfredo tuvo que soportar las intensas críticas de la hinchada y los medios. Llegó al punto de recibir gritos que pedían su salida desde los graderíos, e incluso optó por no dialogar con los periodistas en las ruedas de prensa y el encargado hasta entonces ha sido su asistente, Héctor Rodríguez.

Hoy ganó su primera etapa al mando del Ballet Azul y jugará las finales del campeonato nacional ante Delfín, el único equipo al que Emelec no ha podido ganar en la actual temporada.

Y un día habló de nuevo

El estratega dejó el silencio y volvió a sentarse en la sala de prensa del estadio Capwell. Tras ganar la etapa dio las razones de haberse ausentado a las declaraciones ante los medios y lanzó un discurso en el que aseguró siempre haber tenido confianza en su trabajo y en los jugadores.

“Ha sido duro, pero todavía nos faltan dos pasos fundamentales. Sinceramente hubiese querido hablar luego de la última final, pero merecían que yo dé la palabra. Yo dejé de hablar en favor de todo Emelec, no estoy enojado con nadie, yo he de aceptar mi rol, no recuerdo haber tenido un problema. Pero lo que se producía después de mis declaraciones no creo que fuera a propósito, pero se tergiversaron algunas cosas que decía y eso le estaba haciendo daño a Emelec. También quiero decir que si hubiese pensado que otro en mi puesto lo podría hacer mejor, yo me hubiese ido. Si hubiese pensado que el presidente no me tenía confianza me hubiese ido también. Estos jugadores me llevaron a ganar esta etapa, pero ahora lo importante es ganar las finales”, dijo el entrenador de Emelec en su vuelta a la sala de prensa.