Exclusivo
Deportes

¡El pito está manchado!

Alfredo Intriago, expresidente de la Asociación de Árbitros del Ecuador, recomienda que se esclarezcan los supuestos casos de corrupción

Árbitros
Las declaraciones de Carlos Manzur alimentan las dudas que hay sobre el arbitraje ecuatoriano.Archivo

El gremio arbitral ecuatoriano se encuentra cubierto en un manto de duda. Esto, luego de que el mismo presidente de la Asociación de Árbitros de Ecuador, Luis Muentes, indicara que tienen identificado a varios miembros de este grupo, que habrían caído en actos de corrupción.

Para Alfredo Intriago, expresidente de la Asociación de Árbitros del país, estas acusaciones empañan el trabajo de los réferis nacionales, pues cree que de ahora en adelante, muchos dirigentes, técnicos, jugadores e incluso la hinchada en general, van a desconfiar de la actuación de los ‘pitos’ tricolores.

“Lamentablemente se ha empañado la imagen de los árbitros, al afirmar de que algunos miembros del gremio han caído en actos de corrupción. Con las acusaciones que se han dado, el trabajo de los árbitros estará en la mira y a la mínima falla, se pensará que esta se podría dar, para beneficiar a cualquier equipo”, sostuvo Intriago.

El exárbitro nacional aseguró que por ello espera que la Agremiación de Árbitros del Ecuador debe salir a presentar pruebas y señalar a los involucrados, pues de lo contrario “se está metiendo a todos en el mismo saco”.

“Este es un tema delicado, que afecta directamente la integridad de los jueces, como personas y como profesionales. Si se tiene pruebas de corrupción deberían salir y señalar a los involucrados”.

Además, Intriago acotó que esta situación podría afectar también el rendimiento de los árbitros. “Creo que los colegas podrían salir con algo de nervios a pitar los encuentros, pues todas las miradas estarán sobre ellos”.

“Siempre ha existido la desconfianza”

Galo Sánchez
Galo Sánchez, exmiembro de la Comisión de Disciplina de la FEF.Archivo

Galo Sánchez, expresidente de la Comisión de Arbitraje y miembro de la Comisión de Disciplina de la FEF, aseguró que las acusaciones hacia los árbitros generarán mucha más desconfianza entre los directivos nacionales, aunque afirmó que esta siempre ha existido.

“Esto no es nada nuevo. Siempre se han dado casos de llamadas y presiones a los árbitros. Los dirigentes desconfían de todo, pero mientras no haya pruebas, no se puede sancionar”, afirmó Sánchez.

El exdirectivo de la FEF indicó que Carlos Manzur, presidente de la Comisión de Arbitraje de la FEF, quien renunció al cargo, debido a que indicó que se estarían dando casos de corrupción en el gremio arbitral, debería mantenerse en el cargo y denunciar todo lo que sabe.

“Es algo cobarde de su parte renunciar. Si sabe de casos de sobornos o presiones, es importante que dé nombres y se trate de mejorar el arbitraje nacional”.

Por su parte, Álex de la Torre, exvicepresidente de la FEF y presidente de la Comisión de Disciplina de la Ecuafútbol, coincidió con Sánchez y recomendó que se den nombres, para limpiar la imagen de los árbitros y fútbol ecuatoriano.

“La situación es un poco delicada, porque dar nombres y no tener pruebas sería una situación comprometedora para quien hace la acusación, pero creo que la responsabilidad que tiene un presidente de la Comisión de Arbitraje al dar declaraciones de que los jueces estuvieron por aquí, aceptaron invitaciones (a comer), deja mucha duda respecto a la situación de los árbitros”, indicó De la Torre.

TE RECOMENDAMOS