Exclusivo
Deportes

No quieren jugar la Copa América

La edición número 47 suma problemas. Los futbolistas brasileños que militan en Europa no quieren ser parte del torneo que tiene a su país como sede

Copa-América-Brasil-Conmebol
Casemiro, capitán de Brasil, es uno de los jugadores que se opone a jugar la Copa América.@CBF_Futebol

Ni los propios futbolistas brasileños quieren disputar la Copa América que tendrá como sede de emergencia a su país, y que tiene programado iniciar con los juegos el domingo 13 de junio.

Tite, seleccionador de la Canarinha, reveló que hubo un pedido de los jugadores para conversar con la comisión técnica y con el presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Rógerio Caboclo, sobre la realización del torneo, y afirmó que después de los partidos de las eliminatorias el grupo manifestará su opinión sobre el tema.

protestas-colombia

Peligra el duelo por las Eliminatorias entre Colombia y Argentina, en Barranquilla

Leer más

El país, uno de los más afectados de Latinoamérica por la pandemia del coronavirus, con cerca de 470.000 fallecidos y 16,8 millones de casos, será la sede del torneo a partir del 13 de junio, después de que Colombia y Argentina desistieran de celebrarlo.

“Ellos tienen una opinión, se la trasladaron al presidente, y la van a trasladar al público en el momento oportuno”, subrayó el entrenador. Casemiro, capitán del combinado brasileño, lidera la oposición al torneo y cuenta con el respaldo de sus compañeros que militan en equipos de Europa.

INCONFORMIDADES

Pero los cariocas no son los únicos con voces contrarias a la realización del torneo en territorio brasileño.

El colombiano Juan Guillermo Cuadrado señaló que “las decisiones de Conmebol generan incertidumbre entre todos los futbolistas, no solo por el riesgo que significan para la salud, sino por la tranquilidad y garantías que requieren todos los actores para el desarrollo normal de la Copa América”.

En esa línea, el Sindicato Internacional de Futbolistas (Fifpro) expresó su “seria preocupación” por la reubicación de la competencia en Brasil tan solo unos días antes del torneo, que “podría conllevar graves consecuencias para la salud de los futbolistas profesionales, el personal y el público en general”.

DURA RESPUESTA

La Conmebol respondió de inmediato a las críticas del sindicato y defendió la realización de la Copa América.

“Nos parece injusto y discriminatorio el trato recibido por parte de Fifpro, siendo que lo único que ha hecho la Conmebol durante esta pandemia es cuidar la salud de los jugadores y garantizar el trabajo de los mismos, lo que debería ser del máximo interés del sindicato de jugadores”, expresó Alejandro Domínguez, presidente del ente sudamericano.

Destacó que la Copa América se jugará sin público, en riguroso cumplimiento de protocolos sanitarios tanto de Conmebol como de Brasil, que incluyen una burbuja sanitaria estricta, “por lo cual mal podrían estar en riesgo nuestros jugadores, el personal operativo y mucho menos el público en general”.