Rezo y nudo, las cábalas de los hinchas del Independiente del Valle

Exclusivo
Deportes

Rezo y nudo, las cábalas de los hinchas del Independiente del Valle

Édgar Calderón y Luis Umaquinga, fundadores de la barra de los rayados, prenderán la fiesta en los alrededores de Sangolquí y en el estadio.

IndependientedelValle-hinchas-Gigante-Calderón-cábalas
El Gigante Calderón y la cábala de los nudos. Presagia un triunfo por 3-0 de los rayados.GUSTAVO GUAMAN / EXTRA

Pese a que ya tienen experiencia en preparar finales, tras las de la Copa Libertadores en 2016 y de la Sudamericana en 2019, los hinchas de Independiente del Valle han vivido días intensos previo al juego de este domingo 5 de diciembre ante Emelec.

La barra de los rayados, denominada Locura del Valle, será la encargada de prender la fiesta en el estadio Banco Guayaquil, donde compartirán con familiares y amigos de jugadores, dirigentes y colaboradores del club.

bagui1

Óscar Bagüí se retirará del fútbol profesional tras disputar la final de LigaPro

Leer más

Édgar Calderón, conocido como el Gigante, es uno de los fundadores de la barra. Mediante mensajes y llamadas coordina hasta el mínimo detalle para que todo quede listo para la primera final.

Su pasión por el Independiente nació cuando el equipo llegó a la serie B. “Mi familia es muy futbolera. El que un equipo de Sangolquí suba a primera categoría me motivó a acompañarle desde 2007. Ya en serie A formamos la Locura del Valle para darle otro tinte”, contó.

SU SÍMBOLO

Con tiempo eligió la camiseta que lucirá en la primera final y, por supuesto, la tradicional máscara que lo ha convertido en un símbolo del equipo.

El uso de este implemento nació de casualidad. “Tengo la afición de la lucha libre. Un amigo mexicano me regaló las máscaras y mi hija me las había guardado en la mochila para un partido. Al verla me puse la máscara y la gente se empezó a pegar a la barra, atrajo a las personas y desde ahí la llevo siempre”, confesó.

En 2016, cuando los rayados visitaron a México, adquirió su nueva máscara. “Fui a donde nació la lucha libre con la ayuda de Pumas, y me traje una máscara oficial”, resaltó. Agregó que llevarla es una responsabilidad ya que es la cabeza vivible de la barra, quien da la voz inicial en los cánticos.

Es feliz cuando está en las gradas y afirmó que se le fueron las lágrimas cuando pudo volver a los estadios. “En la pandemia estaba triste. No siento el fútbol al verlo por una pantalla, necesito estar en el estadio. Fue una alegría cuando se pudo volver y mucho más especial a un estadio nuevo”, comentó.

TRADICIÓN FAMILIAR

IndependientedelValle-hinchas-Luis Umaquinga-cábalas
Luis Umaquinga tiene una colección de camisetas y artículos de su querido Independiente. Su cábala es encomendarse al Divino Niño.GUSTAVO GUAMAN / EXTRA

Luis Umaquinga es el presidente de la Locura del Valle. Junto con sus hijos y sobrinos son fijos en los graderíos para alentar a los rayados. En su casa predominan los artículos referentes al Independiente y tiene una colección de camisetas.

Somos sangolquileños y nos sentimos identificados por el equipo. Son 14 años de pasión con Locura del Valle, con grandes alegrías como la final de la Libertadores y el título de la Sudamericana. Ahora estamos cerca de cumplir el sueño de ser campeón de Ecuador”, señaló.

Sobre los preparativos para el duelo ante el Bombillo dijo que tienen planificada una caravana hasta el estadio, siempre que el clima les acompañe.

En las gradas golpeará con fuerza el bombo y a todo pulmón gritará los cánticos que resaltó “no son agresivos. Somos una barra diferente, de paz, que disfruta de la fiesta del fútbol en familia”.

LAS CÁBALAS

El Gigante Calderón y varios integrantes de la barra tienen una singular cábala. “Cuando Independiente está ganando tomamos la bufanda, bandera o camiseta y hacemos un nudo por cada gol que hacemos, bien apretado, así evitamos que nos marquen. Es una cábala que nació de mi mamá”, manifestó.

Y ha sido efectiva, desde la inauguración del estadio, en marzo pasado, llevan ocho partidos con el arco invicto.

Por su parte don Luis se encomienda a la imagen del Divino Niño que tiene en su sala vestida de negriazul. “En cada festejo nos acompaña encabezando las caravanas. No nos falla”, sentenció.