Exclusivo
Deportes

¡Richard Carapaz fue una bala!

El tricolor demostró que también es fuerte en la contrarreloj. En los próximos ascensos de montaña buscará dar el golpe a Roglic y ganar la Vuelta

Richard-Carapaz-ciclismo-VueltaaEspaña
Richard Carapaz fue protagonista en la contrarreloj, un impulso más en su gran objetivo de ganar la Vuelta a España.KIKO HUESCA / EFE

Prueba superada para Richard Carapaz. La temida contrarreloj no tuvo efecto en el ciclista ecuatoriano, que demostró que su potencial no tiene límites y quedó en el séptimo lugar de la décimo tercera etapa de la Vuelta a España.

Fue un nuevo golpe de la Locomotora del Carchi en busca de sumar su segundo título en una gran vuelta y para lo cual tiene escenario favorable: la montaña.

Primoz Roglic, especialista en contrarreloj, asumió el liderato de la ronda española al ganar la jornada del martes 3 de noviembre, pero solo logró sacarle una ventaja de 39 segundos a Carapaz, cuando los pronósticos establecían hasta 1 minuto y medio.

ramírez

Miguel Ángel Ramírez: "En dos meses veremos qué decisión tomamos"

Leer más

Ha sido una crono bastante dura, feliz por el resultado. Hemos venido a ganar la Vuelta y sigue siendo el objetivo”, afirmó Carapaz, quien para cumplir con su meta tiene cuatro etapas, con varios ascensos, para descontar la ventaja que tiene el esloveno.

Agregó que “la Vuelta sigue abierta, hay muchas posibilidades, va a haber muchos días muy duros, donde todo puede cambiar. Seguiré luchando hasta el domingo”, cuando la ronda española concluya con una etapa llana en Madrid.

DESTACA LA VENTAJA

Roglic, quien sumó su cuarta victoria de etapa en esta edición de la Vuelta y recuperó el maillot rojo, resaltó que “es mejor estar 39 segundos por delante que por detrás”. Analizó que “ha sido muy bonito ganar porque llevaba tiempo sin ganar una contrarreloj. Me he sentido fuerte y he tenido buenas sensaciones”.

Sobre lo que se viene en los últimos días de la competencia, dijo que estará “muy concentrado” en lo que tiene que hacer y que además cuenta con “un equipo fuerte” como gran soporte.

A REPETIR LA ESTRATEGIA

La jornada del sábado 7 de noviembre, la última de alta montaña, se presenta como la ideal para que Carapaz dé el golpe final y llegue a Madrid con el maillot rojo al siguiente día.

El panorama es similar al de las dos semanas anteriores de la competencia, en las que Richie le hizo sufrir a Roglic en los exigentes ascensos de Formigal y L’Angliru, previo a los días de descanso.

Ahora espera que el alto de la Covatilla, a 1.965 metros de altura, sea el que lo consagre como el ‘rey’ de España.

TE RECOMENDAMOS