Exclusivo
Farándula

Mayita Arizaga: “Hubo momentos en los que me desplomaba y lloraba”

No decir que terminó su relación con Anthony Swag generó odio en redes sociales. La tacharon de “infiel”, pese a eso dice que resurgió con más fuerza

Mayita a
Si llega a tener otra relación sentimental no la expondrá hasta estar segura. Tiene un negocio de venta de ropa con su expareja al que llamaron ‘eMe’.AMELIA ANDRADE

Enero fue el mes más oscuro y triste para la youtuber Mayra Arizaga, más conocida como Mayita. En redes sociales la tacharon de “infiel” por un supuesto beso con un joven que no era Anthony Lencina o Anthony Swag, con quien tenía 8 años de noviazgo.

Su nombre fue tendencia en las plataformas digitales, pero no por sus videos de comedia. Por dentro batallaba contra su “verdad” y las historias que crearon los ‘odiadores’.

Mayita aseguró que nunca existió un beso y en ese entonces había terminado su relación con Lencina, pero uno de los errores que cometieron ambos fue ocultarlo a sus fanáticos y ninguno se armó de valor para contarlo.

“Uno es un personaje público que les muestra lo que quiere que vean, pero piensan que debemos aguantar lo que digan porque estamos en este mundo y no es así. Somos seres humanos con sentimientos y lo único que nos diferencia es que tenemos un grupo que nos sigue y nada más. La gente critica porque eres pública y por eso tienes que soportar”, dijo Mayita, de 27 años.

mayita

El clóset de los 'famosillos': Mayita Arízaga disfruta del look deportivo

Leer más

Aún recuerda los ‘palazos’ que le dieron; sin embargo, reveló que, pese a todo lo sucedido, Anthony fue la persona que más le brindó su apoyo, pues como tiene más experiencia en ese tipo de situaciones no la dejó sola.

“Nos dimos la mano porque en ese tiempo estábamos viviendo juntos. Hubo momentos en los que me desplomaba y lloraba, pero él estaba apoyándome con mi mamá. En él confío mucho y le contaba cosas, además me ayudó a sobrellevar el problema”, agregó la pelinegra.

TODO FUE REAL

Al principio, usuarios en redes comentaron que la ‘infidelidad’ era parte de un show bien armado, pues a los pocos días aparecían en la misma casa e incluso realizaban videos juntos, en los que aparentaban que nada había pasado.

“Cuando todo el mundo habló fue muy complicado. Hubo momentos en los que no nos hablamos para nada. Actualmente no es que tenemos una amistad súper buena, pero igual conversamos y en cuestiones de trabajo no tenemos problema. Nada fue planeado, ni lo hice para vender mi cuenta de Instagram como decían”, replicó la guayaquileña.

Perdió el control

Debido a las denuncias virtuales le quitaron su cuenta con la que ‘camellaba’.

“Gracias a Dios no entré en depresión, pero Anthony sí. Lo que me dolió es que me quitaron mi Instagram, fue cuando perdí el control y lloraba, pero siempre tuve apoyo y pude sobrellevarlo. No sabía por qué la gente odiaba tanto. Pensé en irme del país, pero después dije: ‘no tengo que huir’, traté de sacar fuerzas. Había días en los que trabajaba y me ponía a llorar, pero entendí que no toda la gente es mala”, narró.

Aclaró que el carro que le regaló su ex fue obtenido con un patrimonio en conjunto, pero lo devolvió. Se compró otro con su dinero y con eso espera cerrar esa etapa. No quiere saber de novios.

“Creo que si llego a tener otra relación no lo diré. Aprendí que hay cosas que uno debe guardarse. Ahora tengo que ser más cuidadosa y reservarme muchas situaciones”, concluyó.