Exclusivo
Farándula

La decisión de no ‘salir del clóset' en la TV

Aunque la orientación sexual  de muchos famosos sea un ‘secreto a voces’, prefieren mantenerla en privado.

Mauricio Herrera
Mauricio Herrera y su esposo Bartolomé, que es diseñador de moda.Tomada de Internet

Era 2003. El periodista mexicano Fernando del Rincón hizo la pregunta que, probablemente, muchos fanáticos del fallecido cantante Juan Gabriel se hicieron: “¿Juan Gabriel es gay?”. El cantautor, también mexicano, soltó una carcajada y le cuestionó si le interesaba mucho saber y le respondió: “Lo que se ve no se pregunta, mijo”.

No hubo más que repreguntar. Y el Divo de Juárez, fallecido en agosto de 2016 y de quien se sospechaba que era homosexual, se llevó ‘el clóset’ a la tumba. Esta realidad también pasa en Ecuador, según Héctor Cáceres, más conocido como El Pez Gordo y que ha sido productor de varios programas televisivos.

Asegura que en el mundo de la farándula y el espectáculo hay muchas personas que son gays o tienen orientaciones sexuales diversas, pero prefieren mantenerla en privado, como el propio Juan Gabriel, y esto “no tiene nada de malo, porque esto no determina su talento”, comenta.

Hoy 28 de junio, el mundo celebra el Día Internacional del Orgullo LGBTI (Lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales), una fecha en la que se promueve la honra de ser parte del colectivo. Pero ¿por qué la gente del espectáculo, que tiene tanta visibilidad para promover la causa, prefiere no compartirlo con sus seguidores?

De acuerdo a lo que Cáceres ha podido percibir en los 35 años que tiene en la televisión es por temor “al qué dirán”, porque aún hay rezagos discriminatorios en la sociedad. “Casi todos sabemos quien es gay en la televisión, y pese a que eso es un secreto a voces, no podemos dar nombres hasta que ellos mismos lo saquen a la luz”, expresa.

Marlon Acosta, también productor de televisión, considera que cada persona es un mundo y “sabe hasta qué punto expone su vida”. Añade que el hecho de pertenecer al espectáculo no los obliga a exponer su vida sexual.

Sin embargo, para Mauricio Herrera, Juan Sebastián López y Mario Fernando Pérez, quienes han formado parte del espectáculo ecuatoriano y han compartido su homosexualidad, esto los “hizo libres”.

Juancho
Juan Esteban López es más conocido como Juancho y se hizo famoso por el reality Gran Hermano.Miguel Canales

López, más conocido como Juancho y quien se hizo conocido por su participación en el programa Gran Hermano del Pacífico’, en 2004, confiesa que lo mejor que le pasó fue abrir su corazón al público, pues tras compartir su orientación sexual se sintió libre y en paz consigo mismo.

El “soy gay” lo liberó e inmediatamente su rostro apareció en todos los espacios de prensa rosa de Perú, Chile y Ecuador, donde se transmitía el reality del que quedó campeón.

Mario Fernando Pérez, también exparticipante de realitys, decidió confesar su orientación sexual en el 2015, en el programa ‘Yingo’, de Ecuavisa. El entonces joven veinteañero dijo que su confesión no fue parte de ningún libreto, y que lo hizo porque lo sintió necesario.

El 17 de junio pasado, el cantante español Pablo Alborán compartió a través de un vídeo en su red social Instagram que es homosexual. 

Pérez comenta que en la TV aún no miran con ‘buenos ojos’ que el talento de pantalla sea abiertamente gay, porque temen que no tendrán auspiciantes y audiencia. “La decisión de salir o no del clóset es de cada uno. Nadie te puede obligar, eso es claro”, enfatiza.

Si tuviera que dar un consejo diría que no escondan lo que son, porque no hay motivos. Al contrario, cree que esto puede resultar liberador, porque ha conocido casos de compañeros que han sido extorsionados por terceras personas que tienen información sobre su vida privada. “Conozco muchos casos de personas que viven temerosas de revelar su sexualidad, y muchas otras que se aprovechan de su temor para sacarles dinero”, destaca Pérez.

El presentador Mauricio Herrera, quien está casado con el diseñador Bryan Bartolomé, coincide con Juancho. Aunque reconoce que ‘salir del clóset’ es una decisión difícil y, en primera instancia deben estar preparados para afrontar una avalancha de comentarios, entre positivos y discriminatorios, “la parte positiva de haber dicho mi orientación sexual es que puedo ser feliz y ser yo mismo y eso no tiene precio”, dice.

Mario Fernando Pérez
Mario Fernando participó en el reality ‘Yingo’ y compartió su homosexualidad en 2015.Cortesía

El matrimonio no es el límite para Mauricio y Bartolomé, pues, al igual que lo hizo el cantante puertorriqueño Ricky Martin, piensan tener hijos a través de un vientre de alquiler.

Ricky, que desde que empezó su carrera musical fue un ‘sex symbol’ para muchas mujeres, sorprendió a sus fanáticos el 29 de marzo de 2010 cuando hizo pública su homosexualidad a través de Twitter.

Christian Arias, psicólogo clínico guayaquileño, rescata varias frases del libro autobiográfico de Martin, ‘Yo’, para explicar lo complicado que puede llegar a ser, para una persona del espectáculo, el compartir su orientación sexual.

“Durante mucho tiempo he intentado separar por completo esas dos partes de mi vida. Cuando estoy en el escenario o frente a las cámaras soy Ricky y en privado son Kiki (apodo que viene de Enrique, su nombre). (...) No es justo separar a Kiki de Ricky. Los dos somos uno y el mismo”, escribió el intérprete de ‘Livin’, la vida loca’.

Para Arias, aunque la sociedad avanza a una cultura de aceptación a la diversidad sexual, Ecuador está ‘verde’ en este sentido, a pesar de que en 2019 se haya aprobado en el país el Matrimonio Igualitario. Explica que si para una persona que no es famosa es complicado lidiar con eso, para una persona que tiene un reconocimiento público o fama, al vivir de esta imagen, le puede generar temor el perder a los seguidores que aún no estén de acuerdo o no entiendan sus preferencias. “En la sociedad aún hay temor al rechazo, a la violencia, a la discriminación, al qué dirá mi familia, mis amigos”, precisa.

Aclara que ese mismo público o ciertos medios de comunicación pueden caer en un “ataque” a una persona que no quiera ‘compartir’ su sexualidad. “Pero es su derecho. Él o ella sabrán cuándo quieren compartirlo. Hay que ser muy respetuosos”, manifiesta.

Marlon Acosta asegura que al menos en su experiencia en la TV, jamás ha visto que a alguien se le retire la oportunidad de trabajar porque tenga una u otra orientación sexual. Y reitera que este tipo de temas, por más conocida que sea la persona, es algo muy íntimo y no repercute ni en su talento ni en su capacidad, como el caso de Juan Gabriel.

TE RECOMENDAMOS