Ecuador registra el 89 % de crímenes sin resolver
Suscríbete

Exclusivo
Judicial

Ecuador registra el 89 % de crímenes sin resolver

Abogados explican que algunos no denuncian por miedo a represalias. Psicólogos sostienen que la situación de inseguridad puede llevar a la depresión.

MILITAR BALEADO DENTRO (8260799)
Un militar fue asesinado a tiros durante un asalto en un bus de transporte público, en Guayaquil.Freddy Rodriguez

En Ecuador, de cada 100 muertes violentas ocurridas en 2022 hasta el amanecer del 26 de mayo, 89 no han sido resueltas por los investigadores, según se revela en un informe oficial al que Diario EXTRA tuvo acceso.

¿A qué se debería el bajo nivel de esclarecimiento de estos sucesos? Para el abogado David Nicolas Bayona, socio fundador del estudio jurídico LitigiumLex, existen dos factores principales: “la desconfianza que tienen las víctimas en la administración de justicia y la corrupción sistemática del aparataje jurídico”.

El especialista precisa que las personas, por lo general, no denuncian a los criminales por temor a las represalias y sobre todo porque la “administración de justicia no busca la reparación integral de los derechos vulnerados”.

"Se necesita reformar de manera urgente la estructura de la administración de justicia. El Estado debe invertir en mejorar la justicia"David Nicolas Bayona, abogado.

Además, aclara que en nuestro sistema “tenemos miles de denuncias al año y pocos fiscales, quienes no pueden realizar sus labores de investigación porque están llenos de expedientes que no llegan a nada”.

Por ese motivo, el jurisconsulto argumenta que se debe reformar, “de forma urgente”, la estructura del sistema judicial y que el Estado invierta también en sus mejoras, para que los criminales sean sancionados con celeridad y permanezcan en prisión, pues en la calle existen personas que caminan con gran cantidad de antecedentes penales.

En algunos casos, quienes cuentan con prontuario delictivo suelen ser víctimas de ajustes de cuentas, tal como ocurrió la madrugada de ayer con Édison Orlando Encalada Palma, de 39 años, asesinado a tiros en la cooperativa Ficoa de Montalvo, en el noroeste de Guayaquil.

"Descartamos que (la muerte del militar) haya sido sicariato o algún asesinato selectivo (...). Él tenía 28 años de servicio en la FAE”Jaime Andrade, oficial de la FAE.

Él registraba 20 detenciones a su haber, según confirmó Luis Muñoz, oficial de la Policía Nacional.

El uniformado precisó que, entre los delitos cometidos por la víctima, había robos, tráfico de droga y tenencia ilegal de armas.

El investigador señaló que, pese al extenso historial, Encalada Palma había recibido su libertad hace pocos meses. No obstante, aclaró que en la actualidad, al parecer, buscaba rehabilitarse, porque formaba parte de una clínica para personas con adicciones.

Violencia criminal

En el informe también se precisa que el 77 % de estos casos correspondería a hechos relacionados con el tráfico de sustancias estupefacientes o amenazas de índole criminal (ver infografía).

Por eso, el abogado Steven Reyes, experto en Derecho Penal, cree que al haber bandas de por medio, estas probablemente se encargarían de amenazar o silenciar a familiares de las víctimas o a posibles testigos.

Eso provocaría que “no todos denuncien y tampoco sigan los procesos hasta su finalización (...) También hay personas que prefieren no hablar porque saben a qué se dedicaban las víctimas. Incluso, llegan a pensar que se lo tenía merecido, pero eso hace que la Fiscalía no consiga al autor de los crímenes y no se resuelvan los casos”, argumenta Reyes.

WhatsApp Image 2022-05-25 at 8.27.00 PM

Guayaquil: ¡Se treparon al techo de la escuela para balearse entre ellos!

Leer más

Indagación de oficio

César Peña, fiscal multicompetente de Guayas, explica que luego de cada caso, si hay alguna persona detenida, “se abre un proceso de inmediato”. Sin embargo, de no haberlo, el procedimiento consiste en iniciar una investigación previa.

El funcionario menciona que esta indagación puede arrancar con la presentación de una denuncia u oficio. “La mayoría empieza de oficio, porque no quieren denunciar”, enfatiza.

También añade otro motivo por el que no se resolverían los casos: “hay familiares que manipulan las escenas”. Para Peña, es un error grave, pues en ciertos casos se esconden indicios que podrían llegar a los asesinos.

El fiscal comenta que, en ciertas ocasiones, cuando se trata de agrupaciones delictivas, lo harían para buscar venganza por su cuenta.

baleado (8261350)
En el sector La Ladrillera, un grupo de delincuentes mató a un guardia de seguridad.Christian Vinueza

Muertes por robos

De acuerdo con los registros oficiales, el 5 % de muertes violentas a nivel nacional corresponde a hechos relacionados con robos (ver infografía). En Guayaquil, en menos de 24 horas, ocurrieron dos: uno la tarde del miércoles 25 de mayo y otro al amanecer del siguiente día.

En el primer hecho falleció un guardia de seguridad, a quien le dispararon para robarle su arma de dotación, con la que custodiaba una gasolinera en el sector La Ladrillera, del noroeste porteño. El hecho quedó registrado en el sistema de vigilancia del negocio.

En las imágenes se observa que en el ilícito participaron al menos cinco delincuentes.

La segunda víctima, en cambio, fue un suboficial de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE), identificado como Carlos Roberto Sigcha Moya, de 48 años. Él iba a bordo de un bus de la línea 131 que circulaba por la ciudadela Samanes 6 cuando dos delincuentes empezaron a robar las pertenencias de los pasajeros.

El militar, quien se dirigía a la Base Aérea Simón Bolívar, vestido de civil (con ropa deportiva), se habría opuesto a la acción de los pillos y uno de estos le habría descargado tres disparos. En consecuencia, el conductor del bus condujo hasta una Unidad de Policía Comunitaria (UPC) de la avenida Isidro Ayora, pero la víctima ya había fallecido.

Hasta el cierre de esta edición, ambos casos seguían sin ser resueltos.

asesinato

Asesinan a fiscal de Manta y a su asistente

Leer más

PSICÓLOGOS EXPERTOS

‘Bajoneados’ y ‘paniqueados’

Para la psicóloga clínica y terapeuta Gina Fabre, toda la población está afectada, pero hay personas que son más sensibles, quizá porque han sido víctimas de la delincuencia en varias ocasiones.

“Por ejemplo, el dueño de un local comercial que ha sido asaltado en su establecimiento dos, tres o hasta cuatro veces, no soporta, se desanima y no lo vuelve a abrir. Esta situación con el tiempo le puede ocasionar depresión”.

Este nerviosismo puede ser evidenciado hasta en niños y adolescentes, que también han sido víctimas de robo o presenciado algún acto delictivo. “De igual manera, ellos están enterados porque los padres hablan del tema. Su estado emocional se puede transmitir y el menor se siente inseguro, temeroso, asustado”.

Coctel de afectaciones psicológicas

“El país vive un alto índice de paranoia por la inseguridad y violencia nacional. A esta se suman la ansiedad, angustia, depresión y desánimo”, sostiene el psicólogo clínico y terapeuta Luis Siguencia, quien afirma que varios de sus pacientes han optado por ‘encerrarse’ en sus casas (salir únicamente lo necesario: trabajo, escuela, al médico, etc.) y esto les causa más estrés.

Asimismo, el experto indica que hay decepción y desconfianza en las autoridades, jueces, policías. “Ver que todo es corrupción afecta. Se captura a alguien que asesina a 10 personas y luego lo sueltan”, señala Siguencia, quien menciona que la inseguridad puede generar más violencia. “Uno responde, lo matan o lo buscan para desquitarse. También habría impotencia”.