Columnas: La Fragua de Vulcano

Exclusivo
Opinión

Columnas: La Fragua de Vulcano

Octubre es el mes en el que quienes nacieron o viven en la ciudad de Guayaquil lo destinamos para recordar, con unción y con veneración.

Octubre es el mes en el que quienes nacieron o viven en la ciudad de Guayaquil lo destinamos para recordar, con unción y con veneración, la Fragua de Vulcano que es, en definitiva, la iniciación de la emancipación de la Real Audiencia de Quito del dominio de España, etapa de independencia que culminó con la gloriosa Batalla del Pichincha del 24 de Mayo de 1822.

Pero no cabe la menor duda de que sin el 9 de Octubre de 1820 no hubiera sido posible la batalla en la que rindió tributo a la vida Abdón Calderón, “el Héroe Niño”.

En la Batalla del Pichincha flameó la bandera azul y blanco de Guayaquil Independiente. Esta es la verdad. Por estas razones históricas, que nadie las puede negar, es que Guayaquil rinde homenaje durante el mes de Octubre a sus héroes que le dieron la libertad de que ahora gozamos los habitantes de la República del Ecuador.

La juventud debe tener presentes estos acontecimientos. Es obligación de los padres de familia, de los profesores de todos los niveles de educación en el país, mantener viva la llama de la libertad en las mentes, en los corazones y en los cerebros de todos quienes están a su cargo para que conozcan qué es la libertad, cómo se la debe defender para evitar que falsos políticos o demagogos la tergiversen y, a título de salvadores, inoculen en las mentes juveniles ideas contrarias a lo que en verdad es la libertad, que es lo que -por desgracia- sucede en estos precisos instantes en otros países cercanos al nuestro. (BLC)