Exclusivo
Opinión

Un proyecto para el mundo

El Banco Mundial en la presentación del Proyecto de Capital Humano realizó un cambio ideológico hacia políticas humanitarias con las cuales medirá el desarrollo económico y social. El BM ha definido el capital humano como los conocimientos que acumulan las personas durante toda su vida y que les permite realizar su potencial como miembros productivos de la sociedad.

El proyecto destaca lo crucial del desarrollo del capital humano y el alto costo que causa en países que no invierten en este, ya que las economías no podrán mantener su crecimiento económico, no contarán con una fuerza laboral preparada para los empleos que exigirán mayor cualificación en el futuro y no podrán competir eficazmente en la economía mundial.

En el estudio, Ecuador ocupa el puesto 66 de 157 naciones. El desarrollo en los últimos 25 años de América Latina dio resultados positivos en los indicadores de salud, pero en educación aún hay mucho que mejorar. Estados Unidos y China, las dos economías más grandes del mundo por PIB, se encontraron relegadas a las posiciones 24 y 46, respectivamente.

El BM, al posicionar a las grandes economías a puestos secundarios en el ranking, ha definido una transformación de desarrollo económico que se inclina a incentivar programas sociales y de distribución al beneficio de los más vulnerables. Mayor inversión de calidad es necesaria para la formación de profesionales en un mercado laboral exigente, donde la tecnología elimina empleos de poca formación. El objetivo del proyecto es crear un espacio para que líderes nacionales prioricen inversiones transformativas para el capital humano.