Editorial: Barcelona, un mar de emociones

Exclusivo
Opinión

Editorial: Barcelona, un mar de emociones

El fútbol es ingrato como el amor y eso es lo que está viviendo actualmente Barcelona, sobre todo su entrenador Fabián Bustos, una vez que culminó su participación en la LigaPro 2021, terminando en la cuarta posición de la tabla acumulada, obteniendo su pase a la Fase 1 de la Copa Libertadores del próximo año.

Camino largo y fregado para el Ídolo del Astillero, sobre todo considerando que la final de la Copa Libertadores 2022 se jugará en el Monumental. Sería histórico para los amarillos jugar esta final en su propio estadio y ganarla, pero como está ahora el Ídolo, no pinta bien. Los malos resultados en los últimos partidos y las críticas a Bustos, por lo mal que juega el equipo, tienen a su hinchada como ‘diablo en botella’. La indecisión de su presidente Carlos Alfaro Moreno de renovar o no al técnico argentino tampoco es un buen síntoma, pues parece que ya quedó atrás el título de campeón obtenido en Casa Blanca en 2020 y la semifinal de Libertadores de este año.

A todo esto, la hinchada amarilla se empieza a emocionar con un ‘viejo amor’, pues hace poco se confirmó la salida de Guillermo Almada como entrenador del que era su club en México, Santos Laguna. No le tuvieron paciencia al uruguayo y no le perdonaron la prematura eliminación del equipo en los playoffs, diciéndole “hasta aquí nomás”, y esta noticia la gritan como un gol los hinchas de Barcelona, que lo quieren de vuelta.