Exclusivo
Opinión

Desde la redacción: ¡Énner abrió la caja de Pandora!

El juicio de alimentos contra el futbolista Énner Valencia abrió una caja de Pandora de la que salieron todas las inconsistencias jurídicas que rodean a las pensiones alimenticias cuando una pareja decide separarse.

Imagen juan manuel

El juicio de alimentos contra el futbolista Énner Valencia abrió una caja de Pandora de la que salieron todas las inconsistencias jurídicas que rodean a las pensiones alimenticias cuando una pareja decide separarse. Este proceso traumático de disolución del hogar, en el que los principales afectados siempre son los niños, se dificulta al extremo cuando algunos abogados que patrocinan a la demandante se enfocan sobre todo en el billete que puedan sacar para cubrir sus honorarios, siempre en perjuicio del demandado, aprovechándose de la rabia de su representada. Los trámites son una guerra jurídica entre dos necios, en la que muchas veces se deja a un lado el bienestar de los hijos para destrozarse el uno al otro frente a un juez.

Es innegable que hay mujeres que abusan de las pensiones y hombres irresponsables que no se hacen cargo de sus hijos. También mujeres que trabajan y comparten los gastos y hombres que son tratados como delincuentes al no poder salir del país aunque estén al día en sus pagos. Los fondos entregados deberían ser utilizados solo en el bienestar de los niños, con auditoría de por medio, y los padres no solo tendrían que conformarse con ser ‘papás de billetera’, sino involucrarse en la crianza compartida.

Ni la expareja del jugador debió mandar a su abogado a detenerlo antes del partido contra Chile, ni Valencia tenía que huir en ambulancia del Atahualpa o ventilar la vida privada de su expareja en las redes sociales. El bienestar de los niños es un tema muy serio que debe tratarse con la mayor tranquilidad posible. Porque la felicidad de los niños depende también de la de los padres.